La madre de Gigi Hadid le pintó un retrato muy negativo del mundo de la moda

Yolanda Foster vivió el punto álgido de su carrera como maniquí en los 80 y los 90.

Yoanda Foster y su hija Gigi Hadid /

A la hora de hacerse un hueco en el competitivo mundo de la moda, Gigi Hadid partía con una gran ventaja más allá de su apellido famoso: contar con los sabios consejos de su madre, Yolanda Foster, que fue una de las maniquís más conocidas de la década de los 80 y los 90.

Según explica la propia Gigi al periódico italiano Il Corriere della Sera, antes de permitirle probar suerte como modelo, su madre le dio una charla para dejarle claro que "siempre habría una chica más guapa y más trabajadora que ella", y que la única forma de conseguir un trabajo sería cuidar a fondo su aspecto.

Yolanda conoce bien los entresijos de tan dura profesión al haber trabajado más de quince años sobre las pasarelas, por lo que no dudó en abrirle los ojos a su pequeña sobre la cara menos amable de la moneda.

"Una de las cosas que tengo que agradecerle es el haber llegado a la industria de la moda sin hacerme ilusiones ni engañarme: ella me contó cómo era todo para que estuviera preparada. Me contó cómo son los castings, en sótanos húmedos y terribles en Londres. Me advirtió sobre las otras modelos, que pueden cortarte el pelo mientras duermes la noche anterior a un desfile", confiesa la novia de Zayn Malik en la misma entrevista.

Gigi Hadid parece haber seguido al pie de la letra los consejos de su madre, ya que junto a su hermana Bella y su mejor amiga Kendall Jenner se ha convertido en una de las modelos más solicitadas, aunque no ha faltado quien las acuse de desvirtuar el antiguamente exclusivo y misterioso mundo de las modelos al mezclarlo con el de las estrellas de las redes sociales. A ese respecto, la joven prefiere evitar las comparaciones alegando que cada época requiere un tipo diferente de top-models.

"Cuando las supermodelos de los 90 dicen que no nos parecemos a ellas, están en lo cierto. Hemos nacido en épocas diferentes, pero también tenemos que trabajar duro. Desde otra perspectiva, es cierto que yo fui una de las primeras que empezó esto, que empezó a comunicarse a través de las redes sociales, pero lo hice con cabeza, con la mentalidad que me enseñó mi madre", se defiende Gigi.

Cargando