¡De no creer! La profesión oculta del actor Matthew McConaughey

En una entrevista para la revista US Weekly, el actor reveló su otra pasión por la que cambiaría su actual carrera.

Además de haberse consagrado como uno de los actores más reputados de la meca del cine, como demuestran sus éxitos de taquilla y su condición de oscarizado intérprete, Matthew McConaughey también puede presumir de la buena acogida que han tenido sus clases de realización cinematográfica entre los alumnos de la Universidad de Texas, donde ejerce como profesor invitado durante un semestre del presente curso académico.

Vea también: Infraganti: Los gestos más graciosos de las celebridades 

"Creo que si no fuera actor, me dedicaría por completo a la enseñanza o sería astronauta, todavía no estoy seguro del todo. Ahora mismo estoy enseñando a mis estudiantes de la Universidad de Texas, en Austin, toda la ciencia que se esconde en la magia de la creación cinematográfica", reveló el artista texano a la revista US Weekly.

Además de transmitir a sus pupilos sus conocimientos sobre la industria que ha hecho de él toda una estrella, el astro de Hollywood también ha tenido la oportunidad de hacer gala de su lado más instructivo al inculcar de forma efectiva a sus tres hijos, Levi (8) Vida (7) y Livingston (4) -fruto de su matrimonio con Camila Alves-, aquellos principios morales que él recibió de su familia y que, en su opinión, juegan un importante papel en la vida pública de su Texas natal.

"Una de las cosas más positivas de haber crecido en Texas son aquellos valores éticos que ahora estoy compartiendo con mis hijos, y que se resumen básicamente en la importancia de la cultura del esfuerzo y en la necesidad de dejar de lado aquellos dramas innecesarios", explicó en la misma conversación.

Hace solo unas semanas, el actor estadounidense se sinceraba abiertamente sobre la influencia que en su educación ejerció el hecho de que su madre fuera también una de las primeras maestras que tuvo en su vida.

"Mi madre no permitía que nadie me llamara Matt, como solían hacer mis amigos, y por una buena razón. Le molestaba muchísimo que no se me identificara con el nombre que ella me había dado. Una vez en el colegio, un amigo me dijo: 'Hey Matt, ¿quieres ir a jugar a las barras?'. De repente, alguien me cogió del hombro y me tiró contra el suelo. Era mi madre, que resultaba ser mi profesora en infantil, y me dijo: '¿Qué estás haciendo? Nunca vuelvas a responder ante el nombre de Matt. Tú nombre es Matthew [en referencia al evangelista Mateo], te llamé así por la Biblia'", explicaba al programa 'Extra'.

Cargando