[Fotos] La academia en Kenia que proporciona educación gratuita a huérfanos y niños menos privilegiados

El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África, una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia.

Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera.
1 Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera. (EFE)
El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia.
2 El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia. (EFE)
Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera.
3 Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera. (EFE)
El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia.
4 El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia. (EFE)
Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera.
5 Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera. (EFE)
El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia.
6 El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia. (EFE)
Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera.
7 Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera. (EFE)
El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia.
8 El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia. (EFE)
Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera.
9 Bailarines practican en un aula de la Academia Spurgeons, que proporciona educación gratuita a unos 427 huérfanos y niños menos privilegiados de los barrios marginales de Kibera. (EFE)
El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia.
10 El ballet se enseña en la escuela a través de un programa dirigido por Annoís África una organización de caridad del Reino Unido que ofrece educación de artes alternativas a los niños en Kenia. (EFE)