FRANCIA ELECCIONES

Fillon dice que no se avergüenza por defender valores tradicionales

El ex primer ministro francés François Fillon respondió hoy a las acusaciones de ser "extremadamente tradicionalista" lanzadas por su rival en las primarias del centro-derecha francés Alain Juppé y dijo no avergonzarse por defender valores como la familia y la autoridad del Estado.

"Yo defiendo unos valores, y no tengo que excusarme por defenderlos: son el de la familia, la autoridad del Estado y el amor al país. Quizá queden anticuados cuando se defienden en un plató de la televisión, pero, en los corazones de los franceses, no están nada pasados de moda", dijo en una entrevista a la televisión "TF1".

Fillon se clasificó, este domingo y contra todo pronóstico, en el primer puesto de la primera ronda de las primarias, con un avasallador 44,1 % de los escrutinios, frente al también ex primer ministro Juppé (28,5 %) y al expresidente Nicolas Sarkozy (20,6 %), que quedó apeado de la carrera.

"Él (Juppé) me ha intentado caricaturizar para intentar remontar", señaló el candidato, en respuesta a las críticas de su rival, que calificó a Fillon de "retrógrado" en la esfera social.

"Ambos representamos dos concepciones de la sociedad francesa. Fillon pertenece a una familia tradicionalista, yo represento una derecha más moderna. Me siento más cerca del papa Francisco" que de los contrarios al matrimonio homosexual, comentó hoy mismo Juppé en otra entrevista, concedida a la televisión pública "France 2".

Después de los resultados de este domingo, Fillon es ahora el gran favorito a proclamarse este domingo como candidato del centro-derecha francés al Elíseo en unos comicios en los que el gran rival, según los sondeos, será la ultraderechista Marine Le Pen.

"Lo que he logrado no es una sorpresa, ni una revancha, es el resultado de un diagnóstico correcto", reivindicó el que fuera jefe de Gobierno en la era Sarkozy (2007-2012).

A pesar de que en la primera vuelta de las primarias los estudios de opinión no le daban casi posibilidades de pasar a segunda ronda, Fillon, de 62 años, opinó que nunca dudó de la capacidad de convencer a unos electores que ya "no se dejan impresionar" por lo que dicen los grandes medios de comunicación y que se sienten "desengaños".

Juppé, por su parte, incidió en las críticas a su rival, también en el plano económico.

Consideró que algunas de las reformas que propone Fillon son demasiado violentas para la economía francesa y "no son realistas ni aplicables".

En particular, señaló que no es posible alcanzar la cifra de 500.000 supresiones de puestos de funcionarios que figura en el programa de su contrincante.

"No se puede estar cinco años sin contratar a nadie en la policía, los hospitales, la educación,...", enumeró Juppé, que recordó que en los cinco años que permaneció en el Gobierno solo logró reducir 150.000 funcionarios.

Además, instó a Fillon a clarificar su postura sobre el aborto, al considerarla demasiado tradicionalista.

Cargando