Lo más leído

  • Jennifer López sorprende completamente desnuda para lanzar nueva canción
  • Ordenan arresto a presidente de Ecopetrol
  • Trabajo sí hay: Hay más 94.000 empleos disponibles, conozca las vacantes
  • La foto de Kimberly Reyes donde a duras penas pudo cubrir su pecho
  • Aída Merlano confesó que le gustan las mujeres
  • Preocupación por el estado de salud de Silvestre Dangond

Hoy es noticia

Más temas

Los hombres que se rebelan contra "la tiranía de las mujeres"

Inspirados en la película "The Matrix", dicen haber abierto los ojos a una realidad que no está controlada por máquinas sino por mujeres.

"Las mujeres son tu enemigo. Los hombres están bajo ataque".

Con esta frase uno de los miembros más activos del movimiento Men G oing T heir O wn W ay (Hombres que van a su manera, o por su propio camino), declara uno de sus primeros mandamientos.

Se consideran iluminados y dicen haber abierto los ojos a la "realidad" de que el feminismo controla el mundo y esclaviza a los hombres.

Quien lo dice habla protegido por el anonimato de internet, como casi todos en su asociación.

La web de la comunidad Men G oing T heir O wn W ay (MGTOW) declara que el hombre debe conservar su soberanía y no arrodillarse ante las mujeres sólo para ser tratado como un objeto desechable.

So Be Ra Nía, repiten una y otra vez.

Y en los comentarios de la página se publican expresiones abiertamente agresivas contra el género femenino.

"Si nos llaman para ser jurados en un juicio, debemos actuar guiados por un solo precepto: l os hombres son inocentes y las mujeres son culpables", señala un participante anónimo.

Píldora roja y píldora azul

El MGTOW podría considerarse una escisión radical, de un movimiento que ya era considerado extremista y polémico.

Se los llamaba originalmente los hombres de la pastilla roja y tomaban su inspiración de la película de The Matrix.

Al protagonista de la cinta le ofrecen una píldora roja que le permitirá ser consciente de que el mundo que lo rodea es una gran ficción y que los seres humanos en realidad viven encapsulados como fuente de energía para las máquinas de dominan el planeta.

El personaje también podía elegir una píldora azul y continuar viviendo en el engaño de un mundo ilusorio.

La metáfora de las pastillas le sirve como mito fundacional a estos movimientos.

"Los que toman la píldora roja son aquellos que quieren ver los conflictos de género de manera honesta", asegura Michael Buchanan a la BBC.

Buchanan es líder del Partido Justicia para Hombres, Niños (y las Mujeres que los Aman). Los paréntesis son parte del nombre.

"Todo se ve desde la lógica del ginocentrismo, que se preocupa por los sentimientos de mujeres y niñas pero no les importan los hombres", agrega.

Para Buchanan, por ejemplo, el propósito de la circuncisión masculina es reducir el placer sexual para que los hombres se mantengan fieles a sus esposas.

Pero incluso a la luz de este tipo de declaraciones, el movimiento MGTOW puede ser considerado aún más radical que el partido de Michael Buchanan.

Guerra de los sexos

"Eviten tener una pareja. Las relaciones entre hombres y mujeres han evolucionado a una situación de guerra. ¿Por qué fraternizarías con el enemigo?", dice otra voz anónima en la web de MGTOW.

En la misma página se mezclan desde citas de científicos, como Nikola Tesla, que defienden la soltería, hasta memes que califican a las mujeres de prostitutas.

Uno de los fundadores de MGTOW, que se identifica con el seudónimo de Solaris, desarrolló el manifiesto de esta comunidad en 2001 junto a otros hombres "de la pastilla roja".

"Queremos enfrentarnos a una sociedad que activamente actúa contra nosotros", señala Solaris.

Cuando el periodista Joylon Jenkins, de la BBC, le pregunta a Solaris si está casado, el anónimo fundador de MGTOW prefiere no contestar.

Y el movimiento no hace referencias a problemáticas de género, como los feminicidios que con frecuencia se roban los titulares de los medios, ni el dato de que en promedio las mujeres ganan menos que los hombres por hacer el mismo trabajo o que el empoderamiento político no es equitativo en el mundo.

Rechazo y frustración

Entre los poquísimos de esta comunidad que sí da su nombre y muestra abiertamente su rostro está Richard Ford.

Y su testimonio puede dar más luces sobre las razones que están en los cimientos de esta comunidad.

"Quiero ser libre. Como soy soltero sólo tengo que pagar por mis gastos. Después del trabajo no tengo una lista de cosas por hacer", dice Ford.

A veces se apropia de una esquina de Londres y comienza un discurso con el que quiere ganar seguidores para MGTOW.

"Ellas se hacen las débiles o víctimas para sentirse bien", vocifera.

Richard Ford confiesa, sin embargo, que no socializa con mujeres porque ellas no se fijan en él.

Para el ideólogo del movimiento, que se identifica con el seudónimo de Clive Smith, las mujeres sólo buscan hombres de mayor estatus porque sería un rezago de la conducta instintiva en la época de las cavernas.

El rechazo o las experiencias sentimentales dolorosas, a veces incluso traumáticas, parece ser una grieta que los recorre a todos por igual.

"Tuve una crisis muy difícil con una mujer", señala un simpatizante del partido de Buchanan.

"Trabajé en una empresa de diseño que lamentablemente estaba llena de mujeres. Mi vida era un infierno", dice Rod, quien apoya al mismo movimiento.

"Al fin me puse a mí primero. Si voy a tener una relación con una mujer, debe de ser en mis propios términos", asegura Solaris, de MGTOW.

Y los testimonios continúan.

"La gente dice que ustedes son un grupo de perdedores que no podrían tener pareja", le comenta el periodista Joylon Jenkins al "ideólogo" Clive Smith.

"¿Te parezco un perdedor que no podría conseguir una mujer? Nosotros no perseguimos mujeres".

"Pero si todos seguimos tu lógica, eso sería el fin de la especie", le cuestiona Jenkins.

"Estoy seguro que no", señala Smith. "Siempre habrá hombres que querrán procrear".

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir