NICARAGUA VIOLENCIA

ONG denuncia que muertos hallados en el norte de Nicaragua fueron torturados

Un organismo defensor de los derechos humanos de Nicaragua concluyó hoy que las tres personas halladas muertas el 6 de noviembre pasado, día en que se celebraron las elecciones generales en este país, fueron previamente torturadas.

Los cuerpos encontrados en una comunidad rural de Ciudad Antigua, un municipio próximo a la frontera con Honduras y antiguo escenario de la guerra civil que se libró en los años 80 del siglo pasado, pertenecían a los nicaragüenses José Nahúm Mendoza Arriola, Miguel López Mendoza y Santos Marino Castellón Gutiérrez, según la Policía.

Mendoza era hermano de la vicealcaldesa de Ciudad Antigua, la opositora Imelda Mendoza.

La Policía atribuyó el hecho a un caso de drogas, debido a que en la escena del crimen encontraron armas y una mochila con 18,2 kilos de marihuana en óvulos.

"No existen evidencias que confirmen que dichas personas participaran en actividades vinculadas al narcotráfico", sostuvo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) en un informe.

"E independientemente de ello, el crimen debe ser investigado y sus autores deben ser presentados ante las autoridades judiciales", cosa que no ha hecho la Policía Nacional, agregó.

Para el Cenidh, las autoridades policiales están obligadas a dar a conocer "los elementos de convicción" para vincular a los fallecidos con el narcotráfico.

Asimismo, ese organismo advirtió que los testimonios recabados en el lugar de los sucesos "coinciden en señalar la presencia del Ejército desde el día antes de los hechos y luego de los mismos, lo que hace presumir su participación en la privación de la vida de los tres ciudadanos".

Además, observó que al momento de la visita del Cenidh en el sitio del crimen "existían abundantes evidencias que no fueron recogidas por las autoridades policiales durante el aseguramiento de la escena, lo que desdice el actuar profesional de la Policía" y que "a su vez contradicen la versión de que se tratase de una disputa entre narcos".

En el informe indican que los familiares de las víctimas desconocen hasta la fecha si hubo autopsia y sus resultados, "evidenciando que la actuación policial no fue transparente".

"El Cenidh ha confirmado que en hechos similares las autoridades han dado un tratamiento semejante: la negación de que existen grupos armados con fines políticos y la falta de diligencia en el esclarecimiento producto de una investigación, objetiva, seria e imparcial que suele conducir a la impunidad y se ha recurrido a proferir ataques a la honra y reputación de las víctimas", señalaron.

Por tanto, recomendó al Estado de Nicaragua investigar de manera exhaustiva, objetiva, imparcial e inmediata, las circunstancias en las que murieron esas tres personas y hacer públicos los resultados de las investigaciones realizadas.

Además, que las investigaciones incluyan a militares y policías asignados a esa zona como posibles responsables y proceder a ejercer la acción penal contra quienes corresponda.

También a que deben cesar de inmediato las acciones de intimidación y hostigamiento a ciudadanos que demandan el derecho de contar con su cédula de identidad y hacia opositores al Gobierno.

Cargando