CHILE BOLIVIA

Chile niega interrupción de flujo camiones de Bolivia por pasos fronterizos

El Gobierno de Chile negó hoy la interrupción del flujo de camiones por los pasos fronterizos que unen Bolivia con la nación austral debido a un paro nacional de 72 horas convocado por los empleados fiscales en demanda de mejoras salariales.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresa que es "totalmente infundada" esa supuesta interrupción por la medida de fuerza de los empleados que se inició el 26 de octubre.

Al respecto, la cancillería explicó que durante los días 26, 27 y 28 de octubre, el Servicio de Aduanas de Chile y el Servicio Agrícola y Ganadero, establecieron turnos especiales en los pasos fronterizos entre Chile y Bolivia de manera de garantizar la apertura y funcionamiento de los mismos durante la paralización.

Estos turnos, añade la nota, permitieron otorgar continuidad a los servicios en los pasos fronterizos entre ambos países.

"El Gobierno de Chile reitera que ha tomado en forma responsable las medidas adecuadas para hacer frente a la convocatoria a paro y para mantener la circulación del transporte terrestre de carga por los pasos fronterizos".

Afirma que Bolivia no contribuye a que la circulación del transporte terrestre sea expedita, pues existiendo un acuerdo de control integrado en régimen de doble cabecera, el ingreso a Bolivia debería realizarse en el complejo de Tambo Quemado.

Sin embargo, habiendo concluido ciertas obras de reparación de dicho complejo, Bolivia no ha permitido que los funcionarios chilenos puedan operar en Tambo Quemado.

"Es legítimo preguntarse, añade el comunicado, porqué Bolivia con su conducta contribuye a entorpecer la fluidez de los pasos fronterizos, en vez de colaborar para que los controles sean más expeditos".

Llama la atención que el gobierno boliviano, autodenominado socialista, proteste en contra e intente sacar provecho de una movilización de trabajadores, dice la nota.

Igualmente, no se entienden las reiteradas quejas bolivianas sobre el libre tránsito hacia Arica, puesto que el comercio boliviano privilegia el uso del puerto de Arica.

En cambio, Bolivia tiene abandonada su zona franca en la ciudad argentina de Rosario y tampoco moviliza sus productos por su propio puerto fluvial de Puerto Busch.

Los beneficios que otorga Chile a Bolivia bajo el Tratado de 1904, y más allá del Tratado, evidentemente explican el intenso uso boliviano del Puerto de Arica, 80 % de cuya carga es de ese país altiplánico.

Concluye la nota que "lo que el gobierno boliviano pretende, es crear un conflicto ficticio para contar con opciones a su demanda marítima, que busca una transferencia de territorio soberano contrario al Tratado de 1904 e inaceptable para Chile".

Cargando