HURACANES ATLÁNTICO BAHAMAS (Previsión)

Bahamas retoma lentamente la normalidad sin muertes que lamentar

Bahamas retoma lentamente hoy la normalidad tras el paso del huracán Matthew por el archipiélago atlántico, que sufrió graves daños materiales en infraestructuras y viviendas por cuantificar pero sin lamentar víctimas.

La Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA, por sus siglas en inglés) no ha dado a conocer todavía un balance oficial de las consecuencias del paso del ciclón, pero la información gubernamental disponible hasta el momento indica que a pesar de los destrozos no se registraron muertos.

Viviendas unifamiliares dañadas -en algunos casos los vientos arrancaron los tejados-, postes de la luz, semáforos y miles de árboles caídos son algunos de los daños provocados por el paso de Matthew el jueves por Bahamas.

Muchas carreteras resultaron inundadas y multitud de edificios registraron dañados en sus fachadas.

La sede del Parlamento de Bahamas también resultó afectada, lo que obligará a utilizar otras instalaciones gubernamentales para las reuniones de los próximos días.

El director general de Turismo de Bahamas, Joy Jibrilu, dijo que el país debe de sentirse orgulloso de que un huracán de categoría 4 como Matthew no haya causado víctimas a su paso por este territorio atlántico, compuesto por 700 islas, de las que solo 25 están habitadas.

"Queremos extender nuestras oraciones más sinceras a todos los residentes de las Bahamas que han sido afectados por el huracán", dijo el funcionario, cuyo país tiene una población que ronda los 360.000 habitantes, de los que dos tercios viven en la isla de Nueva Providencia, donde se ubica la capital, Nassau.

El ministro de Asuntos Exteriores, Fred Mitchell, lamentó que la tormenta fuera aprovechada para llevar a cabo un robo masivo de computadoras en un centro escolar de Nassau.

La eléctrica pública Bahamas Power Light (BPL, por su siglas en inglés) trabaja a toda marcha para restablecer el servicio, que ya está en funcionamiento en toda la mitad sur del país y que durante las próximas horas se espera llegue a las islas del norte, donde el huracán se dejó sentir con más fuerza.

La compañía aérea Bahamasair ha pedido a sus empleados que se reincorporen con normalidad en sábado a sus puestos de trabajo.

El aeropuerto internacional Lynden Pindling de la isla de Nueva Providencia recuperará operaciones el sábado, al que se deben sumar durante las próximas horas los aeródromos del resto de las islas.

El Puerto de Nassau reabrirá el sábado y se espera que los barcos comiencen a llegar a la capital de Bahamas desde mañana.

La Asociación de Bancos de Bahamas informó que las entidades bancarias permanecen en proceso de evaluación de los daños del huracán y que se trabaja actualmente para restablecer el servicio en los cajeros automáticos.

La Empresa de Telecomunicaciones de Bahamas (BTC) hizo público hoy que proporcionará a todos sus clientes un crédito de 5 dólares "para ayudar a las familias a mantenerse en contacto con sus seres queridos después de la tormenta".

El huracán golpeó con mayor dureza al norte del archipiélago, en especial Nueva Providence, Andros y Gran Bahama, esta última con falta de información suficiente para emitir un balance de cómo quedó afecta.

El sur y centro del archipiélago sufrieron menos estragos además de tratarse de áreas escasamente pobladas.

La Agencia de Desastres en el Caribe Manejo de Emergencias (CDEMA) anunció que un equipo se trasladará a Bahamas para estudiar sobre el terreno la magnitud de los daños causados por el huracán.

Bahamas recibe los efectos de Matthew justo un año después del huracán Joaquín, que con vientos de más de 250 kilómetros por hora y de nivel 4 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson golpeó el archipiélago dramáticamente.

Joaquín dejó a su paso por Bahamas más de 60 millones de dólares en daños y 5.000 damnificados.

Matthew, que se debilitó ligeramente en las últimas horas, se encuentra a 64 kilómetros al este-sureste de San Agustín y a 96 kilómetros al sureste de Jacksonville Beach, en el noreste del estado.

Cargando