BOLSA WALL STREET (Comentario)

Calma en Wall Street después de la Fed

La Reserva Federal no se salió hoy del guió y dejó sin cambios los tipos de interés, pero abrió la puerta a una posible subida en septiembre y Wall Street recibió el mensaje sin grandes sobresaltos.

Nueva York, 27 jul (EFE).- La Reserva Federal no se salió hoy del guió y dejó sin cambios los tipos de interés, pero abrió la puerta a una posible subida en septiembre y Wall Street recibió el mensaje sin grandes sobresaltos.

El banco central estadounidense aseguró este miércoles al término de su reunión de política monetaria que los riesgos a corto plazo "han disminuido", que el mercado laboral sigue fortaleciéndose y que la actividad económica continúa expandiéndose a un ritmo "moderado".

Una visión más positiva que la que venía mostrando la Fed en los últimos meses y que fue interpretada en los mercados como una puerta abierta a una nueva subida de los tipos de interés antes de que concluya el año.

Después del comunicado de la Reserva Federal, seguido con gran expectación por los inversores, los ánimos quedaron divididos entre los que apuestan por un anuncio tras la reunión de septiembre y los que retrasan la subida para el encuentro de diciembre.

Lo que parecen tener un poco más claro los mercados es que antes de que termine el año volverá a encarecerse el precio del dinero, una medida que no suele gustar en Wall Street, de ahí que los analistas seguirán mirando con lupa los próximos datos económicos.

Al margen de la política monetaria, el otro gran protagonista de la jornada fueron los resultados empresariales, con Apple y Coca-Cola a la cabeza, que ofrecieron a los operadores bursátiles una de cal y otra de arena.

El gigante tecnológico californiano sorprendió con sus cuentas trimestrales y al final del día firmó su mayor subida en dos años (de más de seis puntos), mientras la multinacional de los refrescos de Atlanta decepcionó con sus ventas y cayó más de tres puntos.

El castigo de los inversores a Coca-Cola se resintió en el Dow Jones, que no pudo evitar los números rojos en el momento del campanazo final, mientras que el subidón de Apple fue el principal impulsor de las ganancias en el Nasdaq.

Una jornada bursátil sin grandes sobresaltos que estuvo empañada por una nueva caída del petróleo en los mercados internacionales, después de que se conociera un aumento inesperado de las reservas de crudo en Estados Unidos.

Cargando