HONDURAS CORRUPCIÓN

Detenido por desacato policía hondureño implicado en muerte de zar antidroga

Un oficial de la Policía de Honduras implicado con otros de sus compañeros en el asesinato del zar antidrogas hondureño Julián Arístides González, que se oponía hoy a que le incautaran su casa en Tegucigalpa por orden judicial, se entregó a las autoridades y culminó su resistencia.

Se trata del comisario Juan Francisco Sosa, suspendido desde el 30 de junio de la institución policial, quien dijo que "solo muerto" lo sacarían de su casa, cuando personal de la Fiscalía y de la Policía Militar del Orden Público llegó para incautarle su casa.

Sosa cambió de decisión tres horas después de haber permanecido encerrado y luego de que mediara el titular de la Dirección Nacional de Tránsito, Leonel Sauceda.

Según Sauceda, él recibió una instrucción de sus superiores para que se trasladara a la casa de Sosa y le explicara que estaba siendo requerido por orden judicial por "desacato a la autoridad".

El comisario fue arrestado por elementos de la Policía Militar que se lo llevaron en una patrulla, mientras que el resto de las autoridades procedió a la incautación del inmueble.

Sosa había advertido a las autoridades que no intentaran ingresar a su casa porque estaba "armado" y enfatizó que su vivienda la adquirió mediante un préstamo con el Instituto de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados Públicos.

Añadió que podía demostrar "técnica y científicamente" que no tuvo participación en el asesinato de González, en 2009, ni del exasesor en asuntos de narcotráfico Alfredo Landaverde, en 2011, como han denunciado medios locales e internacionales.

Sosa tiene antecedentes penales por nueve delitos y habría participado en la planificación y asesinato de Julían Arístides González en Tegucigalpa, en 2009.

En abril pasado, el diario estadounidense The New York Times denunció una lista de unos 30 oficiales y otros mandos intermedios de la Policía de Honduras que contribuyeron con el narcotraficante Wilmer Blanco para asesinar al zar antidrogas hondureño.

Blanco es buscado por las autoridades de Honduras, un país donde desde hace varios años la Policía Nacional ha sido infiltrada por el narcotráfico, según múltiples denuncias, sin que se procediera a una investigación a fondo.

Sin embargo, este año no solamente han salido a luz los presuntos agentes y oficiales que habrían tenido participación en el asesinato de Julián Arístides González y Alfredo Landaverde, sino que también Estados Unidos ha solicitado recién en junio la extradición de seis oficiales de la Policía, de los que cinco ya están en Nueva York.

El sexto oficial acusado por Estados Unidos por tráfico de armas y drogas se entregó el miércoles a las autoridades en Tegucigalpa y un juez tramita su extradición.

Antes de entregarse hoy, Sosa reclamó que a otros personajes, como Fabio Sosa, hijo del expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa, quien está preso en Estados Unidos acusado de narcotráfico, no le han incautado sus bienes en Honduras.

Cargando