La codicia de dos gigantes del fútbol que dio origen a la Champions League

La final entre Atlético de Madrid y Real Madrid de este sábado es consecuencia de un capricho del sorteo en la Copa de Europa de 1986, que enfrentó a los campeones de Italia y España en segunda ronda. Eso no gustó.

No hubo espacio para el merecimiento, la justicia o la igualdad.

Hace 30 años, la edición de la Copa de Europa de Campeones (antigua Liga de Campeones) de la temporada 1986-1987 ofreció uno de los duelos más espectaculares que se podían dar para la época, Real Madrid vs. Juventus, un enfrentamiento que terminó siendo crucial para la creación de la Liga de Campeones.

Este sábado el conjunto merengue juega nuevamente la final de la Champions League en busca de la undécima Copa de su historia.

Lo hará frente al Atlético de Madrid , en el estadio San Siro de Milán, en el que el ganador recibirá unos US$17 millones.

Un botín que se sumará a los casi US$100 millones en ganancias acumuladas durante el torneo.

Pero estas cifras puede que nunca hubieran existido si no fuera por un capricho del torneo de aquel entonces que emparejó a los campeones de España e Italia, las dos ligas más poderosas por aquellos años, en la ¡segunda ronda!

La eliminatoria no sentó nada bien a los directivos de ambos clubes, ya queuno de los dos principales aspirantes al título estaba destinado a quedarse por fuera del torneo cuando apenas estaba comenzando.

Algo había que hacer.

Cuestión de prestigio

El presidente de la Juventus, Giampiero Boniperti, pidió un cambio de inmediato para modificar la manera en que se seleccionaban los partidos de los que él consideraba eran los principales clubes.

"Es una lástima que uno de nosotros no alcance los cuartos de final", dijo tras conocer el sorteo.

"Ellos deberían cambiar la manera en la que la Copa de Campeones es organizada . Es necesario algo parecido al sistema de cabezas de serie que de la Copa del Mundo".

El argentino Jorge Valdano, delantero por entonces del Real Madrid, tuvo una opinión similar.

"Fue algo terrible para nosotros y la Juventus encontrarnos tan temprano en el torneo. Debería haber sido la semifinal... o la final", lamentó.

El Real Madrid contaba con jugadores, además del delantero argentino, comoel mexicano Hugo Sánchez y la famosa "quinta" liderada por Emilio Butragueño , autor del gol en el triunfo en el Santiago Bernabéu.

En la Juventus, que respondió con tanto de Antonio Cabrini en Turín, jugaban futbolistas del nivel del francésMichel Platini y el danés Michael Laudrup .

Al final prevaleció el conjunto español en la definición por penales.

Cuestión de dinero

"La seguridad deportiva y financiera que existe hoy en la Liga de Campeones, con su fase de grupos, no existía en la Copa de Europa, que era un torneo de eliminación directa", explicó Harry Philp, experto en el aspecto financiero del deporte de la firma Portland Advisers.

" El formato de eliminatoria directa iba en contra de los intereses de los principales clubes de Italia, que tenía la liga más importante del mundo en esa época, y de los dos gigantes del fútbol español, Real Madrid y Barcelona".

"Después de ese duelo en la Copa de Europa, los clubes más ricos comenzaron a pensar más en un formato que les diera la oportunidad, o que les garantizara más partidos en Europa", recordó Philp.

A partir de ese momento comenzó la presión sobre la UEFA para cambiar el formato del torneo.

"Tenías a gente en dos de los clubes más poderosos en Europa que coincidían en sus puntos de vista", dijo Philp.

"No tengo duda que allí fue que se inició el proceso para pensar los cambios del torneo que vivió una mutación para convertirse en la Liga de Campeones".

Se creó un sistema de grupos previo a la fase de eliminación directa en la temporada 1991-1992 antes de que se formalizará el nacimiento de la Liga de Campeones al año siguiente.

La garantía de más partidos y el aumento en las probabilidades de tener duelos entre los clubes más atractivos atrajo a la televisión, que estaba por entonces incorporando su tecnología de pagar para ver (PPV).

El impacto del nuevo torneo fue inmediato y el beneficio se ha ido multiplicando con el paso de los años , para satisfacción de los principales clubes de las grandes ligas del fútbol europeo.

Basta dar una cifra: desde la final de 1992, los equipos de España e Italia han ganado entre ellos 14 de las 24 finales de la Liga de Campeones que se han disputado desde entonces.

Antes de los cambios, sólo habían conseguido cuatro de las últimas 24 ediciones de la Copa de Europa .

Estadística que aumentará este sábado cuando nuevamente un equipo español se proclame campeón de Europa, sea Atlético de Madrid o Real Madrid.

Cargando