HONDURAS PROTESTAS

Exigen renovar permiso de operación a canal de televisión opositor hondureño

Simpatizantes del opositor Partido Libertad y Refundación (Libre) de Honduras se manifestaron hoy en Tegucigalpa para exigir al Gobierno que renueve el permiso de operación del canal Globo TV, que junto a otra veintena de canales fue cerrado por no pagar la renovación de su licencia.

La estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) publicó el pasado viernes una lista de 21 canales de televisión local que "no procedieron a renovar el permiso para operar legalmente" en el país, por lo que la empresa inició un "proceso de sanción por infracción que la ley dispone".

Los simpatizantes de Libre, cuyo coordinador general es el expresidente hondureño Manuel Zelaya, protestaron frente a la Conatel, que fue resguardada por decenas de policías, a favor de la renovación del permiso de operación de Globo TV.

El director del canal, David Romero, dijo a periodistas que el cierre de Globo TV es "un atentado a la libertad de expresión, al derecho que tenemos de informar y que el pueblo este informado, a la democracia".

La situación en el país centroamericano es "delicada", subrayó Romero, quien en marzo pasado fue condenado a 10 años de cárcel por delitos de difamación en perjuicio de la abogada Sonia Gálvez, esposa del fiscal adjunto, Rigoberto Cuéllar.

El comunicador no ha entrado en la cárcel debido a que apeló al fallo, por lo que los magistrados deben resolver si confirman, revocan o reforman la resolución impugnada.

El cierre de Globo TV es "un atropello a la libertad de expresión, es una represalia del Gobierno porque el canal ha estado denunciando la corrupción", dijo a periodistas Juan Barahona, coordinador del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Romero reveló en 2015 en Globo TV, un medio de comunicación afín al expresidente y diputado Manuel Zelaya (2006-2009), que tenía un vídeo que mostraba al gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández, en su época de titular del Parlamento, en una reunión con gerentes y dueños de 30 empresas falsas creadas para desviar fondos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Las acusaciones del periodista han sido rechazadas por el Gobierno hondureño.

El desfalco del Seguro Social es uno de al menos 12 casos de corrupción que investigan las autoridades de Honduras y por el que guarda prisión su último director, Mario Zelaya, quien está detenido en una unidad militar cercana a Tegucigalpa con otros exfuncionarios acusados del millonario saqueo.

El caso salpica a los últimos tres gobiernos, a empresarios, políticos, modelos y periodistas, entre otros.

Cargando