ARGENTINA JUSTICIA (Previsión)

Nueve condenados y seis absueltos por represión en crisis argentina de 2001

La Justicia de Argentina resolvió hoy condenar con prisión a ocho expolicías y un exfuncionario acusados de la muerte de cinco manifestantes y de las heridas de otros 117 durante la represión desatada en la crisis de finales de 2001, por la que seis acusados fueron absueltos y dos sobreseídos.

El tribunal Oral Federal 6, integrado por los jueces José Valentín Martínez Sobrino, Rodrigo Giménez Uriburu y Adrián Martín, fijó 4 años y 9 meses de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por 9 años y medio para el exsecretario de Seguridad argentino Enrique Mathov; y 4 años de prisión y 8 de inhabilitación para el exjefe de la Policía Federal, Rubén Santos.

Además, impuso penas de hasta 6 años para los otros exagentes condenados.

En el proceso judicial se han investigado los homicidios de Alberto Márquez, Gastón Riva, Carlos Almirón y Diego Lamagna y la tentativa de homicidio de Martin Galli y Paula Simonetti, así como las lesiones, en distinto grado, contra 117 víctimas.

En concreto, la sentencia considera a Mathov y Santos (que ejercían los cargos de mayor relevancia entre los imputados), autores penalmente responsables de los delitos de homicidio culposo en perjuicio de Riva, Lamagna y Almirón, y de lesiones culposas de otras de las víctimas.

Otros de los acusados fueron condenados como autores o coautores de homicidio o por delitos de abuso de armas o encubrimiento agravado.

El tribunal dispuso además seis absoluciones y el sobreseimiento de otros dos acusados.

Los fundamentos del veredicto serán dados a conocer el próximo 4 de agosto.

El policía Mario Seia fue el único que esta mañana, durante la última audiencia del juicio oral, en la que se ofrecía a los imputados la posibilidad de expresar sus últimas palabras antes del veredicto, aceptó pronunciarse ante los jueces.

"Yo no maté a Márquez, yo no herí al señor Galli, no tuve ningún acuerdo previo, tácito o posterior ni vi hecho alguno que debería denunciar", repitió ante cada juez el acusado, que negó los cargos en su contra, explica la agencia estatal Télam.

Además, Seia, que finalmente fue absuelto, al igual que otros cinco colegas, advirtió que se le condenaba "por portación de uniforme" de la misma manera que a la policía se la cuestiona por establecer la identidad de las personas "por portación de cara".

El juicio se inicio en 2014 para determinar las responsabilidades operativas y policiales en la represión de manifestantes el 20 de diciembre del 2001, durante el estado de sitio decretado por el entonces presidente Fernando de la Rúa (1999-2001), en pleno estallido social por una severa crisis económica y política.

Los hechos bajo juicio tuvieron lugar en el área de Buenos Aires comprendida entre la plaza de Mayo, donde se halla la Casa Rosada, sede del Ejecutivo argentino, y el edificio del Parlamento.

De la Rúa fue excluido del juicio por una decisión de la Cámara Federal de Casación, que consideró que el entonces mandatario actuó legítima y constitucionalmente al declarar el 19 de diciembre de 2001 el estado de sitio ante las protestas contra su Gobierno.

Ese dictamen fue apelado por los querellantes, pero en 2015 fue confirmado por la Corte Suprema.

Durante el estallido, 39 personas fallecieron en Buenos Aires y en otras zonas del país, cuando cientos de miles de argentinos se manifestaron contra la política económica del Gobierno de De la Rúa, que a principios de diciembre había creado el "corralito" bancario.

La decisión de decretar el estado de sitio no frenó las protestas, y el 20 de diciembre la policía reprimió a los manifestantes que quedaban en la plaza de Mayo y las zonas aledañas.

Por la noche, De la Rúa renunció y abandonó en helicóptero la Casa Rosada, aunque su dimisión no acabó con la crisis.

Cinco presidentes se sucedieron en pocos días hasta que el 2 de enero de 2002 el Parlamento designó jefe del Estado al senador peronista Eduardo Duhalde (2002-2003).

Cargando