TOROS ESPAÑA/FERIA SAN ISIDRO

La terna salía de la plaza "decepcionada" con la corrida de Juan Pedro Domecq

Los tres toreros que hicieron hoy el paseíllo en el día del santo, San Isidro, en Las Ventas se marchaba de la plaza con claro gesto de contrariedad y decepción por el poco fondo de la corrida de Juan Pedro Domecq, los cuales echaron por la borda toda posibilidad de lucimiento.

El primer espada, Alejandro Talavante, confesaba tajantemente que la corrida "no nos ha dejado exhibir, ni a mis compañeros ni a mí, el peligro y la emoción que tiene el toreo".

"Uno piensa en otra cosa cuando se anuncia en San Isidro. Desde luego todo lo contrario a lo que ha pasado hoy. Pero esta profesión es así, tan maravillosa a veces y tan dura en otras. La corrida no ha tenido fondo para hacerle las cosas como se requieren a aquí en Madrid; pero esto es lo que hay, cuando no puede ser, no puede ser", señalaba Talavante.

El hasta el momento flamante triunfador de San Isidro, el peruano Andrés Roca Rey, no pudo repetir el éxito cosechado el pasado viernes, cuando salió a hombros, y no pudo porque, en esta ocasión, "los toros no han acompañado".

"Mi primero es verdad que tenía un buen pitón derecho, pero le han faltado finales, y en el quinto, en cambio, sí que no ha podido ser; se ha parado muy pronto, y aquí en Madrid necesitas un toro que se mueva, para bien o para mal, pero que se mueva. Esperemos que los del martes 24 puedan ser los buenos de verdad", declaraba el peruano.

Finalmente, Posada de Maravillas era el único que salía de la plaza "satisfecho" con su tarde de confirmación de alternativa en Las Ventas, a pesar de que sus dos faenas fueran silenciadas.

"Con estar aquí en Madrid ya me daba con un canto en los dientes. El objetivo era llegar a estar tarde y disfrutarla al máxima, y, aunque los toros no han ayudado demasiado, creo que se ha visto la actitud con la que venía, No tengo prisa en mi carrera, sé que haciendo las cosas como las estoy haciendo al final sé que empezaré a funcionar", manifestaba finalmente el joven extremeño.

Cargando