EEUU JUSTICIA

Acusan a hispano de querer detonar explosivo en un centro judío de EEUU

Un hombre hispano de Florida (EE.UU.) fue acusado hoy de planear un ataque con un "arma de destrucción masiva" contra un centro judío de la localidad de Aventura, al norte de Miami.

James Medina, de 40 años, compareció hoy ante un juez federal tras ser arrestado el pasado viernes por agentes del Buró Federal de Investigación (FBI) de EE.UU. cuando intentaba hacerse con un explosivo para atacar el centro judío Turnberry de Aventura durante los servicios religiosos del viernes en la noche.

Medina, residente en la vecina localidad de Hollywood, se reunió con un agente encubierto para recoger lo que el latino pensaba que era un artefacto explosivo y fue detenido nada más aceptar el paquete en un lugar cercano al centro judío.

En caso de ser hallado culpable de la acusación de intento de uso de un "arma de destrucción masiva", Medina podría recibir una pena de cadena perpetua.

El juez fijó un abogado de oficio para el hispano, que tendrá que presentarse este jueves ante la corte en una vista en la que se decidirá su fianza.

Medina, que tiene antecedentes criminales, después de que en 2012 amenazase a una familia de Coral Springs (Florida), según el diario Sun Sentinel, planeaba atentar por medio de una bomba instalada en un auto que iba a aparcar junto al centro judío o arrojando el artefacto explosivo al interior del edificio.

Los agentes del FBI iniciaron en marzo pasado el seguimiento a Medina después de que el hispano, musulmán converso, manifestase sentimientos antisemitas.

Según el FBI, el hispano quería dejar en el lugar de los hechos un panfleto que llevase a pensar a las autoridades que los autores del atentado pertenecían al Estado Islámico.

El rabino de Turnberry, Jonathan Berkun, y el director ejecutivo del centro, Elliot Karp, indicaron hoy en un comunicado que ya fueron informados de lo sucedido por las autoridades y que, aunque no corrieron peligro en ningún momento, revisarán sus medidas de seguridad para "garantizar" el bienestar de sus miembros.

"Nos han asegurado que la sinagoga ni la escuela estuvieron en riesgo en ningún momento durante la investigación y el arresto, y que ya no hay amenazas creíbles contra nosotros", señala el comunicado.

La congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz por Florida dijo en otro comunicado que trabajará en estrecha colaboración con el FBI para garantizar que los "lugares de culto, sin importar la fe, son seguros para todos los que rezan en ellos".

Cargando