Lo más leído

  • Habrá nuevos cambios en el horario de toque de queda en Risaralda
  • “¡Qué cuerpazo!”, le dicen a Sara Corrales por foto en bikini en la playa
  • “Santos enmermeló a Biden”: el sarcasmo de Martín, el hijo del expresidente
  • “Curvilínea y elocuente”, le dicen a Paulina Vega por foto bronceándose
  • Borghi: "Rueda se fue de vacaciones y terminó siendo DT de otro equipo"
  • Esta semana se espera coletazo de COVID-19 en el Quindío

Hoy es noticia

Más temas

Tres rutinas para sacarle el máximo provecho al simple ejercicio de saltar la cuerda

Los beneficios de este ejercicio ayudan a fortalecer los músculos y aumenta la resistencia cardiovascular.

No es necesario ser Rocky Balboa para saltar la cuerda.

Para el legendario boxeador de las películas el ejercicio formaba parte de una sesión mucho más exigente de entrenamiento, pero para cualquiera de nosotros puede ser la manera ideal de activar nuestro cuerpo.

Un minuto saltando la cuerda al día no sólo te brindará beneficios para la salud, sino que también te hará trabajar la mayoría de los músculos, te ayudará a mejorar tu balance y coordinación y te permitirá aumentar tu resistencia cardiovascular.

Es por eso que en BBC Deportes te invitamos al reto de saltar la cuerda con una sesión simple que mantendrá a tu cuerpo en movimiento.

Rutina diaria

Paso 1

  • Salta sobre la cuerda con los dos pies juntos a un ritmo moderado.
  • Mantén los tobillos y rodillas relajados para absorber el impacto.
  • Trata de que sea un movimiento fluido en lugar de dos posiciones diferentes.
  • Aumenta la velocidad de la cuerda y el ritmo al que saltas.

Busca completar por lo menos uno minuto durante los diez primeros días. Cuando te sientas cómodo, aumenta progresivamente el tiempo hasta cinco minutos. Cuando lo consigas pasa al siguiente ejercicio.

Paso 2

  • Una vez que tengas confianza en la cuerda, es momento de aumentar la dificultad técnica que subir el ritmo cardiaco aún más.
  • En lugar de saltar con tus dos pies, hazlo de manera alterna entre uno y otro
  • Coordina que la cuerda pase por debajo de cada pie cuando hagas el cambio, como si estuvieras trotando en el mismo lugar.
  • Trata de llegar hasta un minuto en los primeros días. Cuando te sientas preparado, aumenta progresivamente hasta cinco minutos. Luego pasa al siguiente ejercicio.

Paso 3

  • Una vez que tengas controlada la coordinación entre tus pies y la cuerda, trata de ir aumentando la elevación de tus talones en cada salto.
  • Ve subiendo cada vez más los talones hacia tus glúteos, con lo que estarás exigiendo más a tu cuerpo y sentirás más intensidad en su entrenamiento.
  • Aumenta poco a poco el ritmo hasta que te sientas en plenitud física. Luego puedes aumentar el tiempo de la rutina.

No te olvides

Lleva un control de tu avance, ya que si bien la motivación es diferente para cada persona, ayuda mucho notar el progreso que se va logrando.

En caso de que sientas molestias en alguna de tus articulaciones, es mejor que interrumpas la rutina y esperes a que desaparezca el dolor. Si vuelve a aparecer, te recomendamos que consultes con un preparador físico o un doctor.

No está demás asegurarse que se tiene el espacio suficiente para realizar el ejercicio.


Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir