Radovan Karadzic condenado a 40 años de cárcel por persecución y exterminio en Bosnia

La decisión fue tomada por jueces del Tribunal penal internacional para la exyuguslavia que procesaban al exjefe político serbiobosnio.

El Tribunal Penal para la Antigua Yugoslavia (TPIY) dictará hoy su veredicto en el juicio que ha llevado a cabo contra el exlíder serbobosnioRadovan Karadzic, acusado de dos cargos de genocidio, cinco crímenes de guerra y cuatro de lesa humanidad durante la guerra de Bosnia (1992-1995).

Este veredicto será uno los más importantes del TPIY, establecido en 1993 para procesar a los presuntos responsables de las graves violaciones de derechos humanos cometidas en los territorios de la Antigua Yugoslavia.

De ser considerado culpable, Karadzic podría ser condenado a cadena perpetua.

La Fiscalía acusa a Karadzic, expresidente de la República de Srpska, de ser penalmente responsable de la muerte de unos 8.000 bosnios musulmanes en la masacre de Srebrenica, en 1995.

Ese enclave estaba en un principio protegido por fuerzas internacionales de paz.

No obstante, los "cascos azules" de la ONU, holandeses en este caso, fueron incapaces de impedir la masacre, cometida por tropas serbobosnias.

En octubre de 2012, Karadzic admitió ante el tribunal que dio "una orden para actuar en Srebrenica", pero especificó que se trataba de una "operación militar para crear un corredor" que separara las localidades de Srebrenica y Cepa.

Karadzic añadió que "frenó muchas veces" al Ejército serbobosnio y que cuando dio su aprobación para entrar en Srebrenica, el fin era "proteger a civiles y musulmanes".

Las heridas dejadas por este trágico suceso siguen aún abiertas en Bosnia, país en el que bosnios musulmanes y serbobosnios conviven y donde Karadzic tiene sus seguidores.

El exlíder serbobosnio está también acusado de sembrar el terror entre la población civil durante el asedio a Sarajevo con una campaña en la que supuestamente utilizó francotiradores y bombardeos, entre abril de 1992 y noviembre de 1995.

En otro cargo, la Fiscalía afirma que el exlíder serbobosnio fue responsable del hacinamiento de miles de bosnios croatas y bosnios musulmanes en centros de detención, en unas condiciones de vida calculadas para destruirlos físicamente.

Además, la Fiscalía acusa a Karadzic de saber o tener razones para saber que tropas bajo su control efectivo habían cometido o estaban a punto de cometer crímenes, y que él ni los previno ni castigó posteriormente a los culpables.

Todas estas atrocidades habrían sido llevadas a cabo por Karadzic al ser partícipe en varias "organizaciones criminales conjuntas".

La orden de busca y captura contra Karadzic fue firmada en 1996, pero el exlíder serbobosnio consiguió eludirla durante 12 años.

Fue capturado el 21 de julio de 2008 cerca de Belgrado, donde vivía y trabajaba como médico de terapias alternativas bajo una segunda identidad.

En el momento de su detención, Karadzic había cambiado radicalmente su aspecto: estaba mucho más delgado, llevaba el pelo largo y una barba blanca.

El 30 de julio de 2008 fue transferido al TPIY, donde se declaró no culpable y pidió ejercer su derecho de defenderse a sí mismo.

El juicio comenzó en octubre de 2009 y concluyó cinco años después, durante los cuales se presentaron más de 585 testimonios.

En junio de 2012 el TPY decidió mantener diez de los cargos y absolverlo de uno de genocidio, el cometido supuestamente en varios municipios de la República de Bosnia Herzegovina entre marzo y diciembre de 1992.

No obstante, la Sala de Apelación decidió anular dicha absolución un año después.

La acusación de genocidio es según los expertos una de las más difíciles de demostrar porque la Fiscalía debe poder asegurar que el presunto autor tenía la intención de cometerlo.

Cargando