MÉXICO D.HUMANOS

Responsables de asesinar 2 estudiantes mexicanos, sin acusación tras 6 años

En 2010, dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, en el estado mexicano de Nuevo León, fueron abatidos durante un tiroteo entre militares y presuntos sicarios; seis años después los responsables no han sido siquiera acusados formalmente.

México, 20 mar (EFE).- En 2010, dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey, en el estado mexicano de Nuevo León, fueron abatidos durante un tiroteo entre militares y presuntos sicarios; seis años después los responsables no han sido siquiera acusados formalmente.

Después de todo este tiempo, el caso sigue estancado en la etapa de investigación, sin que haya arrancado el debido proceso que haga Justicia por las muertes de Javier Francisco Arredondo y Jorge Antonio Mercado.

Según lo que los funcionarios públicos comentaron a las familias en diferentes reuniones, el caso "está listo" y solo falta consignar (poner a un acusado a disposición de un juez) a los presuntos responsables, pero la fecha en la que esto ocurrirá no hace más que aplazarse, dice a Efe el director de Amnistía Internacional en México, Perseo Quiroz.

La primera versión que aportaron las autoridades de Nuevo León para explicar el asesinato de Arredondo y Mercado argumentó que los estudiantes eran sicarios; una teoría que fue rechazada rápidamente por la institución educativa, que aclaró que eran estudiantes que contaban con una beca de excelencia y destacado desempeño académico.

La noche del incidente, el 19 de marzo de 2010, ambos estaban en el campus practicando deporte cuando comenzó el enfrentamiento entre el Ejército y los presuntos narcotraficantes.

En los últimos meses, los familiares de los estudiantes se reunieron en la Ciudad de México con el subprocurador Gilberto Higuera, quien les dijo que "el caso ya estaba listo", pero que "quería revisarlo personalmente" para que no se produjeran errores en la consignación, señala Quiroz.

Las autoridades primero establecieron el compromiso con los padres para que el paso de la consignación se produjera en diciembre del pasado año.

Más tarde, les dijeron que el caso iba a estar en los juzgados a principios de año; una respuesta que volvió a aplazarse cuando les aseguraron, en otra reunión, que se lograría antes del sexto aniversario.

Según las conclusiones a las que llegó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la escena del crimen fue manipulada para hacer creer que los estudiantes estaban armados y formaban parte del grupo de sicarios infiltrados ese día en el campus.

En la revisión del expediente, indica el directivo de Amnistía, los familiares pudieron comprobar cómo se produjo la alteración de la escena y se dieron cuenta de que "lo que hubo ahí era un asesinato".

Además, la CNDH dijo que la actuación de los soldados omitió proteger la integridad física de las personas que se encontraban en el lugar del enfrentamiento, como especificaron en una recomendación que remitieron al Ejército.

Los familiares, apunta Quiroz, están "extremadamente frustrados y desilusionados", pero guardan esperanza de que llegue finalmente el juicio.

Al principio "lo único que querían era una disculpa" porque pensaban que había sido un error de los militares. Pero cuando se vio que la escena había sido manipulada, pidieron "Justicia y reparación", añade.

El pasado jueves, Amnistía promovió una videoprotesta en las afueras de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) en la capital.

Asimismo, la Asamblea Estudiantil del Tec (Tecnológico de Monterrey) organizó otro acto para recordar a Mercado y Arredondo en el sexto aniversario de los hechos.

"Esperemos que se investiguen y consignen no solo a las personas que halaron el gatillo, sino también a las autoridades y a la cadena de mando que se encargó de encubrir los hechos", consideró el director de Amnistía en México.

Cargando