EL SALVADOR JESUITAS

Canciller español pide a El Salvador extradición de militares caso jesuitas

El ministro en funciones de Asuntos Exteriores y Cooperación español, José Manuel García-Margallo, reiteró hoy a su homólogo de El Salvador, Hugo Martínez, la petición de extradición de los militares salvadoreños que asesinaron a 5 jesuitas españoles en 1989.

García-Margallo recordó que el pasado viernes el Consejo de Ministros español aprobó solicitar "oficialmente" la extradición de los 4 militares detenidos relacionados con el asesinato de los religiosos, así como de los 12 huidos que están en busca y captura, y uno que se encuentra detenido en Estados Unidos

El Gobierno español ratificó así la solicitud del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, quien renovó la petición el pasado 4 de enero, después de que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema salvadoreña anulara el alegato de la Corte en Pleno que impidió la captura de los militares retirados en 2011.

En ese año, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) resolvió que la difusión de una alerta roja de Interpol es "un mecanismo eminentemente de búsqueda y localización policial de fugitivos" que no autoriza la captura.

"Esta última postura es inaceptable porque desnaturaliza las atribuciones de Corte Plena y de Interpol, así como tergiversa la utilización de una herramienta de cooperación policial internacional creada con fines específicos", dijo la Sala en una sentencia.

En el marco de la visita de García-Margallo a El Salvador, donde abordará asuntos de interés bilateral con el presidente de la nación centroamericana, Salvador Sánchez Cerén, un grupo de familiares de los militares acusados protestó en las cercanías de la Cancillería de ese país.

Una comitiva de estos se reunió con el canciller Martínez y le pidió que el Gobierno "eleve una protesta" contra España por una "clara injerencia" en la Justicia salvadoreña al "impulsar" las solicitudes de extradición, según explicó a Efe el abogado e hijo de uno de los implicados, Carlos Mauricio Guzmán.

Actualmente, el coronel Guillermo Alfredo Benavides, los sargentos Ramiro Ávalos Vargas y Tomás Zárpate Castillo y el cabo Ángel Pérez Vásquez guardan prisión preventiva mientras la Corte Suprema decide sobre su posible extradición.

La noche del 16 de noviembre de 1989, un escuadrón del batallón elite Atlacatl del Ejército irrumpió en el campus de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) y asesinó a los españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Armando López y Juan Ramón Moreno y al salvadoreño Joaquín López.

En el hecho, ocurrido en el marco de la guerra civil salvadoreña, también fueron ultimadas la colaboradora de los religiosos Elba Julia Ramos y su hija Celina.

Cargando