BRASIL CRISIS

Opositor brasileño Neves considera "mentiras" acusaciones de senador delator

El excandidato presidencial y senador Aécio Neves, líder de la oposición en Brasil, calificó hoy como "mentiras e hilaciones" las acusaciones en su contra del exjefe del oficialismo en el Senado de Brasil Delcídio Amaral en el acuerdo de delación que negoció con la Fiscalía.

Amaral, hasta hoy un importante dirigente del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), no solo implicó en su delación a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y a su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, sino también a varios políticos, incluyendo el opositor Neves, segundo candidato más votado en las presidenciales de 2014.

El presidente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en un comunicado, afirmó que los episodios delatados por Amaral en que es citado no se sustentan en la realidad y se limitan a rumores que dice haber escuchado de terceros.

Entre otras acusaciones, el senador oficialista afirmó que Neves recibía coimas de la estatal eléctrica Furnas; que su familia creó una fundación con sede en Liechtenstein para recibir en el exterior recursos públicos desviados en Brasil y que maniobró en el Senado para evitar que el Banco Rural fuera incluido en una investigación política de corrupción.

En el comunicado Neves admitió que su madre llegó a estudiar la posibilidad de abrir una fundación en Liechtenstein para enviar recursos procedentes de la venta de inmuebles en Brasil, pero que desistió de la idea.

Recordó que esa denuncia llegó a ser investigada de forma preliminar por un juez hace cinco años y que el magistrado optó por archivarla por no encontrar indicios de irregularidades.

Sobre la acusación de que recibía recursos desviados de Furnas, Neves alega que el propio delator admite en su declaración que la lista de los supuestos beneficiarios de irregularidades en esta estatal es falsa.

Igualmente alegó que ni él ni el PSDB hicieron gestiones en el Congreso para intentar librar al Banco Rural de una investigación parlamentaria.

"Es fácil demostrar que Delcídio Amaral no está diciendo la verdad. Él asegura que viajó a (el estado de) Minas Gerais para tratar conmigo (entonces gobernador regional) asuntos referentes a las conclusiones de la investigación del Banco Rural en el Congreso, pero ese viaje ocurrió dos meses después de concluida la citada investigación", alegó Neves.

El Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, homologó y divulgó hoy la declaración que el senador oficialista hizo ante la Fiscalía en el marco de un acuerdo en el que aceptó delatar casos de corrupción a cambio de una futura reducción de su condena por su responsabilidad en las corruptelas en la petrolera Petrobras.

En su delación, el senador involucra tanto a Rousseff como a Lula en varios casos de corrupción.

Entre otros ilícitos, acusa a Rousseff y Lula de chantajear a testigos de los casos de corrupción, entre ellos a él mismo; de financiación ilegal de sus campañas electorales; de presionar a jueces del Tribunal Supremo y de tener conocimiento o autorizar operaciones ilegales en Petrobras.

Amaral fue encarcelado en noviembre pasado acusado de "obstaculizar a la justicia" y de intentar sobornar a algunos implicados en la red de corrupción petrolera a cambio de su silencio.

El acuerdo de cooperación propuesto por Amaral fue aceptado por la corte suprema en momentos en que la crisis política que enfrenta el Gobierno de Rousseff se ha agudizado, espoleada por las protestas en que las que este domingo unas 3,6 millones de personas tomaron las calles de todo el país para exigir su destitución.

En el caso de Lula, agravan las sospechas que ha volcado en su contra la Fiscalía de Sao Paulo, que lo ha acusado formalmente de lavado de dinero vía ocultación de patrimonio y falsificación de documentos, cargos que la justicia analiza, pero aún no ha aceptado.

Cargando