URUGUAY ECONOMÍA

Fitch confirma calificación de deuda uruguaya en BBB- con perspectiva estable

La agencia calificadora Fitch Ratings confirmó hoy la calificación de riesgo crediticio para Uruguay en BBB-, es decir en el último nivel del grado inversor, y mantuvo la perspectiva estable.

En un comunicado publicado en su página web oficial, Fitch explicó que la solvencia de Uruguay se apoya en la fortaleza de su estructura social, en su desarrollo institucional, en amortiguadores externos y en el bajo riesgo de su financiación fiscal.

La agencia considera que esos factores compensan el hecho de que la tasa de inflación en Uruguay siga siendo una de las más altas entre los países con grado inversor y que el déficit estructural del Gobierno continúe en "un camino ascendente hasta el 2,8 %, desde el 2,3 % en 2014 y el 1,3 % en 2010-2013".

En cuanto al déficit público, Fitch reseña que en 2015 se mantuvo estable en el 3,5 % del producto interior bruto (PIB).

Además, Fitch apunta que el año pasado el país suramericano mostró flexibilidad para resistir los impactos externos vinculados a la reducción del precio de sus exportaciones, la debilidad de algunos de sus mercados clave -como China- y la volatilidad financiera global.

"El tipo de cambio ha sido la primera línea de defensa, con la depreciación del peso del 24 % en los 12 meses hasta febrero", dice Fitch, que también añade que la "intervención del Banco Central para suavizar la depreciación redujo las reservas" desde los 18.000 millones de dólares de febrero de 2015 hasta los 14.000 millones del segundo mes de este año.

En cuanto a las perspectivas de futuro, la calificadora señala que el crecimiento a mediano plazo de Uruguay estará por debajo del experimentado en la última década y se situará en el 0,9 % en 2016 (en 2015 fue de 1,4 %), aunque será suficiente para "mantener los relativamente altos ingresos per cápita" del país.

Asimismo, estima que Brasil seguirá influyendo negativamente en la economía regional y que las últimas decisiones de Argentina para facilitar las relaciones comerciales con Uruguay pueden tener cierto impacto positivo en la economía de este último.

Por otro lado, Fitch indica que la proporción de deuda en moneda extranjera ha disminuido considerablemente en los últimos diez años, pero "sigue siendo alta en relación con la de sus pares".

"La mayor carga de la deuda pone de relieve la reducción del espacio para una política fiscal que haga frente a los choques. Sin embargo, la gestión prudente de la deuda mitiga los riesgos de financiación", asegura el informe.

A partir de 2017 la calificadora proyecta una trayectoria más estable en Uruguay debido a una "depreciación más lenta" y una "consolidación fiscal".

Cargando