EEUU R.UNIDO

Casa Blanca trata de zanjar polémica por comentarios de Obama sobre Cameron

La Casa Blanca trató hoy de zanjar la polémica suscitada por unos comentarios del presidente de EE.UU., Barack Obama, acerca de que el primer ministro británico, David Cameron, no hizo lo suficiente tras la intervención internacional en Libia en 2011 porque estaba "distraído con otras cosas".

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, explicó que esas declaraciones no deben ser interpretadas como una crítica a Cameron, quien ha sido para Obama "un interlocutor particularmente eficaz", además de "un socio y aliado a la hora de afrontar prioridades básicas de seguridad nacional de los dos países".

"El presidente Obama valora profundamente la relación especial entre Estados Unidos y nuestros aliados en el Reino Unido", comentó Earnest a los periodistas en el avión presidencial rumbo a Austin (Texas).

Según el portavoz, Obama y Cameron han establecido "una relación de trabajo particularmente eficaz".

En una larga entrevista publicada este jueves en la revista The Atlantic, Obama reconoció que fue un error intervenir militarmente en Libia bajo el paraguas de la OTAN en 2011.

"No funcionó", dijo Obama sobre la operación internacional que acabó con la dictadura de Muamar al Gadafi.

"Cuando miro atrás y me pregunto qué fue mal, hay espacio para las críticas, porque tenía más fe en que los europeos, dada la proximidad de Libia, se implicaran más" en la estabilidad del país después de la operación militar, aseguró Obama al citar en particular a Francia y el Reino Unido.

En respuesta, el Gobierno del Reino Unido defendió hoy que aún "trabaja duro" para respaldar el proceso liderado por las Naciones Unidas para establecer un Gobierno estable en Libia.

Por su parte, Earnest dijo que se han logrado progresos en Libia en los últimos dos o tres años, pero todavía queda trabajo por hacer contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y para formar un Gobierno de unidad.

"No tendremos éxito sin la participación continua de nuestros aliados europeos, que tienen mucha experiencia en Libia", sostuvo el portavoz de Obama.

Libia es un Estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyó militarmente el alzamiento rebelde contra la dictadura de Gadafi.

Desde las últimas elecciones, el poder está dividido entre Tobruk y Trípoli, Gobiernos a los que apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas de armas, petróleo, personas y drogas.

Cargando