URUGUAY INFANCIA

Uruguay estudia reducir tiempo que niños pueden estar en la cárcel con madres

El Gobierno uruguayo estudia reducir el límite de permanencia que los recién nacidos pueden permanecer en las cárceles junto a sus madres, periodo que en el país suramericano puede extenderse hasta que cumplen los ocho años, aseguró hoy el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

"En todo el mundo admiten que haya niños de hasta dos años en las cárceles y puede, excepcionalmente, extenderse algo más. En nuestras cárceles pueden llegar hasta los 8 años, eso no es mirar por el niño (...) porque está preso (...) aunque esté acompañado por la madre", afirmó.

"Nos comprometemos a trabajar para que eso cambie y para que se mire no solo desde la óptica de la mujer que está encerrada sino desde la óptica del niño que tiene que desarrollarse", agregó el titular de la cartera del Interior.

Bonomi hizo estas declaraciones en un acto en Montevideo en el que se expusieron algunos datos sobre los avances en materia de igualdad de género en la Policía uruguaya y en otros cuerpos vinculados, como el de Bomberos o la Guardia Republicana.

En ese sentido y en el marco del Día Internacional de la Mujer -que fue el pasado 8 de marzo- se hizo un homenaje a varias agentes de policía por su destacado desempeño.

En el marco de ese homenaje se presentó un sello conmemorativo en honor a las mujeres policía.

"Es parte de un cambio cultural que está viviendo la Policía, que hoy admite y promueve" esta inclusión de la mujer en condiciones de igualdad, subrayó el ministro ante la prensa.

Sobre los esfuerzos para actuar en los casos de violencia doméstica y de género -siete de cada diez mujeres uruguayas han vivido en algún momento de su vida algún tipo de violencia de género, según fuentes oficiales- el ministro repitió el compromiso de doblar el número de agentes en unidades especializadas en estos temas.

Asimismo, destacó la eficacia de la tobillera electrónica que se aplica en algunos de estos casos para poner en aviso a la Policía en caso de que un agresor se acerque a la víctima a menos distancia de la que dicte una orden judicial de alejamiento.

Actualmente, este dispositivo se emplea en cuatro de los 19 departamentos (provincias) del país en los que se concentra más de la mitad de la población uruguaya y reiteró que en menos de dos años espera que pueda estar disponible en todo el territorio.

Según Bonomi, este sistema "ha protegido a más de 1.100 personas".

Cargando