TÚNEZ PARTIDOS

Los islamistas de An Nahda se convierten en la primera fuerza parlamentaria

El partido islamista An Nahda se convirtió hoy en la primera fuerza del Parlamento en Túnez después de que otros once diputados de la hasta ahora mayoritaria formación laica "Nida Tunis" abandonaran su disciplina.

Los nuevos disidentes, que se suman a los 16 que salieron de la formación a lo largo del fin de semana, dejan al partido fundado por el actual presidente tunecino, Beji Caid Essebsi, con 58 diputados frente a los 69 de los islamistas.

La fractura de la formación que en 2012 salvó la "revolución del jazmín" y que en 2014 ganó las primeras elecciones post transición no afectará en principio a la coalición de gobierno que lidera pero le coloca en una situación de inestabilidad frente a sus socios de An Nahda.

Los islamistas pasaron esta semana de uno a tres ministros, entre ellos el de Interior, en la remodelación del gobierno que el primer ministro realizó a consecuencia de las disidencias en el seno de la formación antes mayoritaria.

Además, aboca al país a una situación de incertidumbre política ya que de momento se desconoce si los diputados rebeldes se integraran en el nuevo partido que creará en marzo el exsecretario general de Nidá Tunis, Mohsen Marzouk.

La renuncia de los 27 diputados se produce el mismo fin de semana en el que el primer congreso de Nidá Tunis ha encumbrado a Hafed Essebsi, hijo del presidente, al que los disidentes de su partido y otras fuerzas acusan de maniobrar para suceder a su progenitor en ambos cargos.

Hafed, al que 32 diputados del partido responsabilizaron de una agresión sufrida a principios de noviembre cuando se aprestaban a participar en un comité general, fue nombrado coordinador del nuevo comité ejecutivo, compuesto por 13 miembros.

Tras la agresión, los diputados enviaron una carta al presidente en el que amenazaban con abandonar la disciplina en el Parlamento si no se frenaban las ambiciones de su vástago, al que se le acusa de haberse aliado con acaudalados comerciantes y miembros del antiguo régimen.

"Nidá Tunis" (la llamada de Túnez) fue fundado el 16 de junio de 2012 por el actual presidente del país en un momento de violencia en el país y enfrentamiento entre los diversos grupos de la revolución tras la victoria electoral de An Nahda.

Essebsi logró concitar en torno a su idea a un mosaico de grupos contrapuestos, desde conservadores de la época de Zin el Abedin Ben Ali, el dictador derrocado en 2011, a miembros de la izquierda socialista y comunista, movimientos progresistas, de defensa de los derechos humanos, feministas, jóvenes, sindicalistas y laicos.

Cargando