EEUU FISCALIDAD
EEUU FISCALIDAD

EEUU puede recobrar multinacionales "fugadas" con coordinación fiscal de OCDE

Estados Unidos podría recuperar a las empresas multinacionales que trasladaron su sede al exterior para evitar impuestos con el proyecto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que equiparará las condiciones fiscales de 95 países del mundo, según los expertos.

El proyecto fue presentado hoy por miembros de la OCDE y expertos en política fiscal en el centro de estudios independiente American Enterprise Institute (AEI), en Washington, donde analizaron el impacto que supondrán las nuevas regulaciones en la economía de Estados Unidos.

Los países del Grupo de los 20 (G20) adoptaron en su última reunión de noviembre en Turquía la normativa de la OCDE y existe el compromiso de los demás países para poner en marcha entre 2017 y 2018 el mecanismo de intercambio automático de información fiscal.

El objetivo del plan de acción de la OCDE es "la convergencia", es decir, "que todos los países tengan similar nivel de tasas" para "desincentivar la deslocalización de las multinacionales", explicó hoy Grace Perez-Navarro, directora adjunta del centro de políticas fiscales de la OCDE.

Con la aplicación de este proyecto se reducirá la brecha entre el sistema de Estados Unidos, que es "el que tiene la mayor presión fiscal del mundo", y el resto de los 95 países firmantes del acuerdo, analizó el académico Daniel Shaviro, de la New York University School of Law.

Con el actual sistema, las multinacionales evitan, dentro de la legalidad, el pago de impuestos sobre beneficios que representan entre el 4 % y el 10 % de sus ingresos, es decir, entre 100.000 y 240.000 millones de dólares al año.

El documento responde a un mandato de los Estados miembros de la OCDE y del G20 para combatir la Erosión de la Base de Imposición y la Transferencia de Beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés) que son las grietas legales que aprovechan las grandes corporaciones para transferirlos hacia países de baja o nula fiscalidad.

"Deberíamos estar decepcionados porque las empresas estadounidenses se hayan ido a Europa para evitar pagar más impuestos" pero, al mismo tiempo, eso "demuestra que tenemos uno de los mejores sistemas de impuestos", consideró Shaviro.

La deslocalización de las multinacionales produce una "paradoja", según Shaviro: "Desde el punto de vista nacional se interpreta en cuanto a los ingresos públicos, por qué el país de residencia iba a querer que las empresas pagaran menos en lugar de pagar más".

"En EE.UU. se preguntan por qué las empresas se van a Alemania o a Francia. Pero la pregunta es ¿por qué no se protegen más en los países de origen?", señaló Shaviro.

Por eso, EE.UU. quiere que las empresas que mueven más capital contribuyan más a las arcas públicas, aunque ello produce el efecto contrario, ya que las compañías huyen a economías más liberales.

La sugerencia del analista de impuestos Martin Sullivan es que EE.UU. aproveche la oportunidad del plan de acción de la OCDE para reajustar su sistema recaudatorio hacia una menor presión fiscal.

"Lo mejor para EE.UU. quizá sería volver atrás (hacia una menor presión fiscal) para alinear el beneficio económico con el beneficio fiscal", explicó Sullivan.

Este retroceso beneficiaría a EE.UU. "en términos de incentivar las inversiones", ya que podría suponer el retorno de empresas.

Por otro lado, el plan de la OCDE es aumentar la transparencia, una materia en la que los expertos valoran con nota alta el sistema económico estadounidense, debido a las "exigencias políticas y sociales", opinó Shaviro.

Las propuestas técnicas de la OCDE pasan por facilitar la recaudación del impuesto sobre el valor añadido (IVA), neutralizar las ventajas fiscales en los casos de acuerdos para evitar la doble imposición, e impedir a los contribuyentes transferir los beneficios a filiales extranjeras.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir