VIOLENCIA MACHISTA GUATEMALA

El color morado toma Guatemala para exigir el fin de la violencia de género

Alrededor de 300 mujeres recorrieron hoy el centro de Guatemala ataviadas con camisetas moradas y portando cruces para reivindicar la memoria de 621 víctimas de la violencia de género y exigir medidas que terminen con esta lacra.

Coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, colectivos de mujeres, entre las que se encontraban grupos indígenas y de trabajadoras sexuales, se concentraron a primera hora de la mañana frente al Palacio de Justicia, donde depositaron decenas de cruces simbólicas con los nombres de las víctimas.

Durante todo el trayecto, en el que visitaron el Congreso, la Corte de Constitucionalidad y el Palacio Nacional de la Cultura, las "camisetas moradas" vociferaron consignas en reclamo de medidas urgentes que pongan fin a la violencia de género.

Entre enero y octubre de 2015, 621 mujeres, en su mayoría entre los 18 y los 59 años, han perecido a causa de esta problemática, según el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF).

Los departamentos de Guatemala, Escuintla, Petén e Izabal concentran la mayor parte de los casos.

"La violencia contra la mujer se encuentra enraizada en la cultura machista y patriarcal", subrayó el procurador de Derechos Humanos, Jorge De León Duque, en un comunicado.

En los últimos años, el Gobierno de Guatemala ha intensificado la lucha contra la violencia de género, lo que ha llevado a aumentar las capturas por estos delitos en un 203 % entre 2009 y 2015, según los datos del Ministerio Público (MP-Fiscalía).

Entre los casos más destacados se encuentra la condena a 296 años de prisión del violador en serie José Víctor Alburez Manzo, un taxista de 31 años que abusó de 9 mujeres entre 2012 y 2014.

El aumento de las detenciones se atribuye "al nivel de confianza y determinación en las mujeres víctimas de violencia, que ha permitido que se acerquen a presentar las denuncias", dijo el ente investigador en un comunicado.

De hecho, en los primeros diez meses de 2015, el procurador de Derechos Humanos ha recibido ya 572 denuncias por violencia en contra de la mujer en sus cuatro manifestaciones: física, psicológica, sexual y económica.

"La violencia contra la mujer en Guatemala tiene raíces históricas, también se relaciona con las condiciones socioeconómicas de la población. A medida que se fortalece el marco jurídico y su aplicación en favor de los derechos de las mujeres, la cultura de la denuncia ha aumentado", apuntó De León Duque.

Sin embargo, advirtió de que "siguen existiendo estereotipos relacionados con que la problemática está concentrada en mujeres de escasos recursos económicos y además indígenas".

Pese a las mejoras registradas en los últimos años, la "impunidad" debido a "la deficiente aplicación de la justicia" requiere de medidas urgentes, concluyó el procurador.

Cargando