LÍBANO ATENTADO

Uruguay repudia de forma "categórica" atentado que dejó 43 muertos en Beirut

El Gobierno uruguayo repudió hoy de forma "categórica" el atentado suicida que sacudió ayer un feudo del grupo chií Hizbulá en el sur de Beirut y que causó 43 muertos y 239 heridos.

"Reafirmando su compromiso con la paz y la estabilidad de esa región, el Gobierno y pueblo del Uruguay expresan su solidaridad con el Gobierno y pueblo del Líbano", expresó el Ministerio uruguayo de Relaciones Exteriores en un comunicado.

En el texto, la Cancillería explica que en particular extienden sus condolencias a los familiares de las víctimas de este "inexcusable atentado criminal", apelando a la unión del pueblo libanés en esta "trágica circunstancia", y confiando en que los responsables serán llevados ante la Justicia.

No obstante, el Ejecutivo del país suramericano expresa "su más enérgica" condena al suceso, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"Este atentado (...) revela nuevamente el uso sistemático de la violencia y la incitación al odio por parte de grupos terroristas, cuyas motivaciones no deben ser en ningún caso justificadas, y que el Uruguay repudia de manera categórica", explica el comunicado.

No obstante, Uruguay, que desde enero ocupará por dos años un sillón en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como miembro no permanente, señala que "fiel a su apego al derecho internacional como referente indiscutido en el combate al terrorismo para preservar la paz y seguridad internacionales, suma su voz a la de todos aquellos países que aspiran combatir este flagelo".

"Desde el respeto a los derechos humanos, apoyando los esfuerzos que despliega la comunidad internacional en el marco de la ONU y conforme a su Carta", continúa el texto.

Finalmente, se informa que a través de la embajada del país en Líbano se verificó que ningún uruguayo fue víctima directa del atentado.

El EI, de confesión suní, lucha en Siria contra los milicianos de Hizbulá, chií, aliados del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en el conflicto civil que tiene lugar en su país desde 2011.

Cargando