BRASIL CORRUPCIÓN

Líderes de 13 partidos defienden permanencia del jefe de Diputados de Brasil

Líderes de trece partidos políticos defendieron hoy la permanencia del presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, investigado por su presunta implicación en el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El apoyo manifestado por las formaciones, incluidas cinco oficialistas, se produce el mismo día en el que el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la mayor fuerza opositora del país, exigió el cese de Cunha.

El jefe de los Diputados pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente del país, Michel Temer, pero hace unos meses anunció su decisión personal de pasarse a las filas de la oposición.

Los líderes de los trece partidos manifestaron el "total apoyo y confianza en la conducción de la presidencia de la Cámara de los Diputados" y señalaron que las denuncias por corrupción que pesan sobre Cunha "seguirán el curso del debido proceso legal, donde habrá condición de defensa y juicio por instancias propias".

El documento fue firmado por los oficialistas PMDB, Partido Laborista Brasileño (PTB), Partido Social Democrático (PSD), Partido Progresista (PP) y Partido de la República (PR).

El manifiesto también resalta que las "eventuales disputas políticas no pueden prevalecer para paralizar el funcionamiento" de la Cámara en un momento en el que, según los líderes, "el país exige y espera que la Cámara de los Diputados delibere las materias que Brasil necesita para retomar el crecimiento".

El PSDB, por su parte, elevó hoy el tono y sostuvo que Cunha debe separarse del cargo de presidente de la Cámara baja por la "gravedad de las acusaciones" que pesan en su contra.

Según la Policía, Cunha recibió al menos cinco millones de dólares de la corrupción petrolera y los ocultó en unas cuentas secretas en bancos suizos, cuya titularidad él ha negado pese a que hasta la justicia del país helvético ha remitido a Brasil una serie de documentos que así lo comprueban.

Por esas acusaciones, el Consejo de Ética de la Cámara Baja ha iniciado un proceso con miras a la pérdida del escaño de Cunha, que aún así se mantiene en la Presidencia del órgano legislativo.

En su condición de presidente de la Cámara de Diputados, tiene la atribución constitucional de decidir sobre el inicio de un posible juicio con miras a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, que ha sido solicitado por cuatro partidos de oposición, entre ellos el PSDB.

Esa petición se fundamenta en unas maniobras fiscales que el Gobierno hizo para maquillar sus resultados de 2014 y que, según organismos de contraloría del Estado, han continuado este año.

Cargando