BRASIL INDIOS
BRASIL INDIOS

Indios de Brasil dicen que se "derramará sangre" si se aprueba polémica norma

Líderes indígenas de algunas etnias brasileñas coincidieron hoy en que se "derramará sangre" en el país si el Congreso brasileño aprueba una polémica enmienda constitucional que propone nuevas normas para la demarcación de las reservas.

La norma, que está siendo discutida en el Congreso, propone limitar el poder del Ejecutivo para definir y delimitar las reservas indígenas, lo que desde hace años genera indignación y protestas entre los pueblos originarios brasileños.

Una veintena de etnias de Brasil se encuentran reunidas estos días en Palmas, capital del estado de Tocantins (norte), con motivo de la celebración de los primeros Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas (JMPI).

El evento, que reúne a unos 2.000 atletas de una veintena de países, ha servido de palco a algunos indígenas para expresar el rechazo a esta enmienda, que esta semana fue aprobada por una comisión de la Cámara de Diputados, aunque otros han preferido alejar las críticas del terreno de juego.

El líder Raoni, de la etnia Pataxó, emitió hoy un "aviso de guerra" y advirtió que, en caso de ser aprobada, habrá "lucha en el Congreso y en las tierras indígenas contra los propietarios de las haciendas".

"Si se aprueba la enmienda va a haber un derrame de sangre", dijo a Efe Raoni, quien llevaba escrito en su cuerpo con tinta de Jenipapo "No a la Pec 215", en referencia al proyecto de enmienda constitucional.

También lo cree Silvino Sirnacue, líder de la etnia Xerente, quien expresó su confianza en la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, para vetar el proyecto en caso de ser aprobado por el Congreso de los Diputados.

La Presidencia emitió la víspera una inusual crítica y advirtió en un comunicado que la cuestionada enmienda atenta contra el principio de separación de los poderes del Estado y contra la Constitución brasileña.

Antonio Luiz Zunizakae, de la etnia paresí, resaltó que la posición del Gobierno calmó los ánimos de los indios reunidos en los Juegos Mundiales, algunos de los cuales invadieron el miércoles la arena y paralizaron las competiciones como símbolo de rechazo a la llamada PEC 215.

Zunizakae explicó que las etnias están organizándose para ir a protestar a las puertas del Congreso, en Brasilia, y recalcó que aunque los paresí son un pueblo pacífico "usarán la violencia si es necesario".

Los guaraníes, una de las etnias más afectadas por los problemas territoriales y que se encuentra dividida por su participación en los Juegos Mundiales Indígenas, mostraron su rechazo frontal a la norma y resaltaron que lucharán hasta el final para impedir su aprobación.

Los guaraníes y los hacendados se disputan desde hace décadas la tenencia de territorios en la región, que los indios reclaman como tierras sagradas de sus antepasados de las que fueron expulsados por métodos violentos, mientras que los agricultores alegan que compraron sus fincas legalmente.

Los conflictos por tierras en la región han sido la causa de 390 asesinatos de guaraníes desde 2003, según recuentos de organizaciones indigenistas.

En medio de esta situación, un grupo de guaraní-kaiowá rechazó su participación en la competición, la cual consideró un "palco forjado y mentiroso", y denunció "un verdadero genocidio, marcado por ataques paramilitares, asesinatos, golpes, violaciones y persecuciones" contra su gente.

En Brasil viven unos 817.000 indios, el equivalente al 0,4 % de la población del país, y sus reservas por poco más de 1,1 millones de kilómetros cuadrados, incluyendo las que aún no fueron delimitadas, representan el 13,6 % del territorio nacional.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir