EEUU R.UNIDO

El príncipe Enrique visita a Obama para hablar sobre excombatientes heridos

El príncipe Enrique de Inglaterra, nieto de la reina Isabel II, se reunió hoy con el presidente de EE.UU., Barack Obama, y visitó una base militar para promover su iniciativa de los juegos "Invictus", un evento deportivo para excombatientes heridos en conflictos.

El hijo menor del príncipe Carlos y Diana de Gales, quinto en la línea de sucesión al trono británico, bromeó en el Despacho Oval de la Casa Blanca sobre la similitud entre su iniciativa y los juegos "Warrior" que desde 2010 se organizan anualmente en Estados Unidos para veteranos de guerra heridos o discapacitados.

"Nos hemos divertido enormemente diseñando los juegos 'Invictus' al robarles la idea de los juegos 'Warrior' y convertirlos en algo internacional, algo mejor, para ahora devolverlos a este país", dijo Enrique en su primera reunión con Obama en el Despacho Oval.

El príncipe británico, de 31 años, organizó en septiembre de 2014 la primera edición de los juegos "Invictus", en la que participaron excombatientes de varios países, y tiene previsto celebrar una nueva ronda en mayo de 2016 en Orlando (Florida, EE.UU.).

Obama aseguró que está interesado en promover esa iniciativa, que está "uniendo a excombatientes heridos de todo el mundo" para asegurar que no solo son visibles "los sacrificios que hacen, sino sus increíbles contribuciones, su fuerza y su valentía".

El mandatario agradeció también al príncipe británico su servicio en la guerra de Afganistán "junto a las tropas estadounidenses" y lo consideró "una muestra de la relación especial" entre Estados Unidos y el Reino Unido.

Enrique, que el pasado junio abandonó el Ejército británico tras diez años de carrera militar, visitó también hoy la base de Fort Belvoir en Virginia junto a la primera dama de EE.UU., Michelle Obama, y la esposa del vicepresidente estadounidense, Jill Biden.

"Sin duda, mis dos misiones en Afganistán cambiaron la dirección de mi vida. Hay muy pocas cosas que pueden prepararte verdaderamente para la realidad de la guerra. Las experiencias pueden ser duras y duraderas", afirmó el nieto de Isabel II en un discurso en la base militar.

"Los juegos 'Invictus' buscan cambiar las percepciones sobre las lesiones físicas y mentales. Algo de lo que tenemos que hablar más es de romper las barreras en torno a las llamadas heridas invisibles, como el síndrome de estrés postraumático", indicó.

Enrique argumentó que uno de los mayores retos que afrontan hoy los veteranos es el "miedo a pedir ayuda" debido al "estigma que rodea la salud mental", y recordó que el estrés postraumático "no solo afecta a los excombatientes", sino a todo tipo de personas, y "hay que hablar más de ello".

Esta es la quinta visita oficial a Estados Unidos del príncipe, que llegó a Washington el martes por la noche y tenía previsto abandonar hoy el país norteamericano.

Cargando