NICARAGUA SUCESOS (Corrección)

Prisión preventiva para vinculados con grupo religioso asentado en Nicaragua

La Justicia de Nicaragua impuso hoy prisión preventiva a ocho centroamericanos supuestamente vinculados con un grupo religioso que creó un asentamiento de unas 600 personas en el noroeste del país.

Managua, 20 oct (EFE).- La Justicia de Nicaragua impuso hoy prisión preventiva a ocho centroamericanos supuestamente vinculados con un grupo religioso que creó un asentamiento de unas 600 personas en el noroeste del país.

El juez admitió una acusación del Ministerio Público contra nueve miembros del grupo autodenominado "Cuerpo Místico de Cristo", por construcción en lugares prohibidos y exposición y abandono de personas.

Ocho de los acusados se encuentran detenidos, entre ellos el supuesto dirigente de los creyentes, el nicaragüense Francisco Javier Sánchez, mientras que su compatriota Gerald Pozo Pichardo se mantiene prófugo, según informó la Fiscalía el jueves pasado.

Los otros acusados son seis hondureños y un guatemalteco.

El grupo, establecido a unos 205 kilómetros al noroeste de Managua, está formado por 600 personas de origen centroamericano, entre las que hay más de 300 niños.

El Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez de Nicaragua informó tras una inspección preliminar de que los moradores vendieron sus propiedades en sus países de origen para alcanzar "la salvación", y acudieron luego al asentamiento convencidos por los supuestos dirigentes.

Las personas que lo conforman se resisten a recibir ayuda y atención médica de parte de las autoridades del país, según informó el pasado 6 de octubre el Gobierno.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, explicó entonces que los integrantes del grupo presentan problemas odontológicos, respiratorios, en la piel, signos de desnutrición y señales de parásitos.

"Estamos persuadiéndolos para garantizar todos los derechos de la niñez principalmente, y que comprendan que respetamos su libertad de culto, ya que vivimos en un país donde respetamos el culto de cada quien", afirmó Murillo.

Cargando