VENEZUELA ELECCIONES

Sanguinetti y Lacalle: Venezuela es beligerante y sin Justicia independiente

Los expresidentes de Uruguay Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle alertaron hoy del "autoritarismo peligroso" y de la "beligerancia" de Venezuela, cuya Justicia consideraron no es independiente y confiaron en que las elecciones de diciembre puedan dar un giro a la situación del país.

Ambos exlíderes, pertenecientes a los opositores Partido Colorado y Partido Nacional, respectivamente, se encuentran entre los 31 exmandatarios iberoamericanos que denunciaron hoy el deterioro de las garantías democráticas en el país caribeño a través de un nueva Declaración conjunta, según informó la fundación española FAES, vinculada al ex jefe de Gobierno español José María Aznar.

En una entrevista con Efe, Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) dijo que Venezuela "sigue en una situación de autoritarismo peligrosa" y "realmente dramática" desde el punto de vista de los derechos humanos, políticos y electorales de los candidatos y desde el punto de vista general "de una sociedad que está desquiciada".

Además, el exgobernante hizo referencia a los problemas fronterizos que Venezuela mantiene con Colombia y Guyana.

"Le tememos a estos episodios internacionales, como fue el de Guyana o es el de Colombia, que puedan servir de pretexto para una movilización militar que de algún modo pretenda postergar las elecciones parlamentarias, que seguramente el Gobierno perderá", confesó.

Sin embargo, Sanguinetti dijo ver "con expectativa y esperanza" la reunión el pasado lunes en Quito de los presidentes colombiano, Juan Manuel Santos, y venezolano, Nicolás Maduro, para tratar de solucionar la crisis bilateral, y "que ha sido solo un comienzo de lo que debe ser la normalización de sus relaciones".

"Confiamos en que el camino de la paz se consolide", matizó el exjefe de Estado uruguayo.

En ese encuentro participaron el actual mandatario de Uruguay, Tabaré Vázquez, y el ecuatoriano, Rafael Correa, como presidentes de turno, respectivamente, de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), organismos en nombre de los cuales mediaron para lograr el acercamiento bilateral.

Por su parte, Luis Alberto Lacalle (1990-1995) contó a Efe que dicha reunión le resultó "una decepción".

"Yo diría que es hasta poco serio que se reúnan los presidentes con gran expectativa y lo único que se haya resuelto es que van a seguir conversando y no se ha modificado ni siquiera en forma simbólica la situación actual, en la que notoriamente ya es prácticamente un agresor el Estado venezolano", dijo Lacalle.

"Si el régimen venezolano mantiene esa beligerancia, que la ha usado como una táctica para juntar la gente de su país, no me deja muy tranquilo", agregó.

A su juicio, Maduro "colecciona problemas" y parte de los mismos "los genera él mismo".

Por otro lado, los dos exgobernantes coincidieron en la falta de independencia de la Justicia venezolana al opinar sobre la condena a casi 14 años de prisión al opositor Leopoldo López por incitar a la violencia durante una marcha antigubernamental en 2014.

"No sé si ahí se puede decir que uno confía en el Poder Judicial, porque notoriamente está influenciado", expresó Lacalle.

En este sentido, Sanguinetti recordó la condena a dos años de cárcel al fallecido exmandatario venezolano Hugo Chávez, quien en 1992, siendo teniente coronel, encabezó una fallida intentona golpista contra el Gobierno de Carlos Andrés Pérez, que ocasionó 17 soldados muertos y 50 heridos.

"Al coronel Chávez en su tiempo le dieron 2 años de prisión por un golpe de Estado sangriento. A López, candidato de un partido democrático, le aplican 14 años por una presunta incitación a la violencia que no existió. Eso mide de qué manera hoy no hay Justicia independiente en Venezuela", expresó el primer presidente de la actual democracia uruguaya.

También reprochó la actitud de "la mayoría" de los Gobiernos y Parlamentos latinoamericanos, de los que dijo "ni siquiera han expresado preocupación sobre el tema".

Lacalle confesó que "de la misma manera" que tenerlo detenido (a López) "es un acto político notorio usando al Poder Judicial, lo que uno puede esperar es que pase algo políticamente que determinara una orden en contrario".

Es en este sentido que confió en las próximas elecciones parlamentarias, previstas para finales de año.

"Que primero se haga la elección, segundo se vote correctamente, tercero se cuenten los votos honestamente y cuarto una victoria importante de la oposición para que el pobre Leopoldo pueda tener una esperanza que un acto político lo saque de la cárcel", opinó Lacalle.

Para Sanguinetti, si la elección es "honesta" va a marcar un "cambio muy importante".

Entre otros aspectos, en el documento divulgado hoy por FAES, los expresidentes reclamaron "una observación internacional imparcial y técnicamente calificada por parte de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y la UE (Unión Europea)".

Cargando