BOLSA WALL STREET (Comentario)

Wall Street, con anestesia local

Hoy fue uno de esos días en Wall Street en los que los mercados hicieron oídos sordos a una actualidad agazapada, vivieron la inercia del momento (a la baja, eso sí) y se aplicaron una anestesia local mientras se abrían heridas en el petróleo y en China.

Nueva York, 23 sep (EFE).- Hoy fue uno de esos días en Wall Street en los que los mercados hicieron oídos sordos a una actualidad agazapada, vivieron la inercia del momento (a la baja, eso sí) y se aplicaron una anestesia local mientras se abrían heridas en el petróleo y en China.

Desde agosto, han sido pocos los días en los que los índices han registrado fluctuaciones leves como los que se experimentaron en la sesión de hoy, cuando el Dow Jones de Industriales cedió un 0,31 %, el S&P 500 un 0,20 % y el Nasdaq un 0,08 %.

Dicho de otra manera: los inversores vivieron una jornada de relajación muscular, casi sedación. Un descanso higiénico o una inyección para el dolor ante una actividad económica que no da tregua, que no gana para disgustos que llueven de uno u otro frente.

Cuando no es la coyuntura internacional (ora China, ora Grecia) es una crisis general (del petróleo, del mercado de divisas, del oro...) o una cuestión local macroeconómica (la Reserva Federal y la subida de los tipos de interés).

Por eso, días como hoy son un alivio para los analistas, aunque se queden sin argumentos claros, y para los inversores, que no sufren ni celebran, aunque sea al precio de un Wall Street que desoye las campanas de alarma. Haberlas, haylas pero la anestesia los deja insensibles.

De hecho, el petróleo sufrió una fuerte caída (un 4 %), Volkswagen sigue gestionando su crisis de valores -rodó la cabeza de su presidente, Martin Winterkorn- y en China la actividad manufacturera registró en septiembre su peor nivel en seis años.

Al otro lado del Atlántico eligieron la anestesia general e incluso cerraron al alza -Londres (1,62 %), Fráncfort (0,44 %) o París (0,1 %)- pero Wall Street, por una vez un poco más cabal, decidió que prefería estar, al menos, consciente en las partes que no duelen.

¿Se recuperará del efecto sedante el parqué neoyorquino mañana ante nuevos datos de bienes duraderos y ventas de casas nuevas? ¿Soltará la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, alguna perla en su ponencia en la Universidad de Massachusetts? ¿Estará el panorama internacional revuelto? Uno, dos, tres... Wall Street, despierta.

Cargando