EEUU HISPANOS (Previsión)

Hispanos advierten que su voto será decisivo para la Casa Blanca

La comunidad latina en Estados Unidos comenzó hoy las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana con la seguridad de que su voto será decisivo para llegar a la Casa Blanca, por lo que cualquier candidato con aspiraciones debe evitar "el "modelo Donald Trump".

"Más de 28 millones de latinos van a ser elegibles para votar en noviembre próximo. Con este tipo de poder electoral, el camino a la Casa Blanca en 2016 va a pasar por la comunidad latina", dijo hoy a Efe Arturo Vargas, director de la Asociación Nacional de Funcionarios Públicos Latinos Elegidos (NALEO).

Los ataques del magnate neoyorquino han conseguido aglutinar a la comunidad hispana, que se prepara ya para registrarse y acudir a las urnas en noviembre de 2016 dispuesta a inclinar la balanza presidencial, como ya hizo en las elecciones de 2012 en favor de Barack Obama.

Vargas advirtió que la "retórica inflamatoria" de Donald Trump no es la forma de "ganar los corazones" de los cerca de 54 millones de hispanos que según el censo viven en Estados Unidos, es decir, un 17 por ciento del total de la población del país.

Con este escenario, los hispanos se disponen a partir de hoy a celebrar este mes no sólo "el orgullo" por su cultura, sino también "el poder de nuestro voto y el poder de nuestra voz", anunció hoy María Teresa Kumar, presidenta de la organización Voto Latino.

Kumar participó hoy en la presentación de la campaña Mes de Acción de la Herencia Hispana, que busca incentivar a los latinos a registrarse y votar en las próximas elecciones para seguir construyendo el "legado" latino.

El peso electoral de la comunidad latina no pasa desapercibido para el partido republicano, que hoy presentó su programa para la celebración del Mes de la Herencia Hispana con más de 25 eventos en ocho estados, con los que pretenden "honrar" a sus líderes latinos.

Los actos se celebrarán principalmente para escuchar a la comunidad hispana y "continuar construyendo" lazos con ella, en contra de la estrategia que ha puesto en marcha el precandidato Donald Trump con su plan para deportar a once millones de indocumentados y levantar un muro en la frontera con México.

Y las encuestas empiezan a dejar clara la opinión desfavorable que tienen los hispanos del magnate neoyorquino: el 70 por ciento de los latinos entrevistados suspenden a Donald Trump, según una encuesta de Telemundo y MSNBC.

Un estudio reciente de Latino Decisions para la organización America's Voice determinó que el candidato republicano a la Casa Blanca necesitará al menos el 47 % del voto hispano para no repetir la derrota en 2012 de Mitt Romney, que apenas recibió el 27 % de los votos entre este electorado.

El clima electoral ha desplazado, al menos provisionalmente, la frustración de la comunidad hispana por el bloqueo de la Acción Ejecutiva aprobada por Obama, atascada en los tribunales gracias a una demanda impulsada por 26 estados, en su mayoría republicanos.

En un nuevo esfuerzo por reclamar la reforma migratoria, un grupo de cien mujeres comenzó hoy un peregrinaje de cien millas para pedir al papa Francisco, de visita la próxima semana en EEUU, que defienda una reforma migratoria para los indocumentados.

Los activistas defensores de los inmigrantes esperan que el papa reabra el debate sobre inmigración con sus palabras ante el Congreso, la Asamblea General de la ONU o ante miles de familias en el Independence Mall de Filadelfia, donde se debatió y firmó la Declaración de Independencia y la Constitución del país.

Un informe divulgado hoy por el Centro Pew reveló que el estatus de inmigrante se está reduciendo entre la comunidad latina, que se ha asentado y ha crecido durante décadas en el país, adoptando el idioma, la nacionalidad y las costumbres estadounidenses.

Según ese estudio, el porcentaje de hispanos de EEUU que han nacido en el extranjero ha disminuido progresivamente en los últimos años al pasar del 40 % al 35 %, con mayores reducciones entre las comunidades salvadoreña, guatemalteca y colombiana.

El informe de Pew, con sede en Washington, indica que el 64,1 % de los hispanos de Estados Unidos tienen sus raíces en México, pero sólo uno de cada tres miembros de esta comunidad ha nacido en ese país, frente al 40 % del año 2000.

Cargando