PORTUGAL ELECCIONES

Passos Coelho acusa a socialistas de querer volver a políticas de Sócrates

El primer ministro portugués y candidato conservador a las elecciones, Pedro Passos Coelho, acusó hoy a los socialistas de querer volver atrás y aplicar políticas que llevaron al país al rescate, mientras que su rival, António Costa, se postuló como único representante del cambio con opciones de ganar.

El primero de los dos debates televisados organizados entre los dos principales aspirantes a los comicios legislativos del próximo 4 de octubre tuvo como protagonista involuntario al que fuera jefe del Gobierno luso entre 2005 y 2011, el socialista José Sócrates.

Pese a que ninguno de los dos hizo referencia directa a su situación legal -Sócrates se encuentra ahora en prisión domiciliaria tras ser declarado sospechoso de un caso de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal-, ambos mencionaron el período en el que estuvo al frente del Ejecutivo, y que concluyó con la petición de rescate financiero.

"El programa que ahora presenta tiene medidas muy parecidas a las de entonces (...) En 2009, Sócrates adoptó medidas de estímulo del consumo y la demanda, aumentando el salario de los funcionarios y bajando impuestos. Ése abordaje está presente en su programa y fue el que nos condujo al desastre", recalcó Passos Coelho.

Costa, por su parte, optó por desmarcarse del pasado al subrayar que su formación "aprendió de sus errores" a la hora de hacer promesas que no se cumplieron y negó que su estrategia sea similar a la de Sócrates.

"El programa electoral que hoy presentamos no es como el de hace cuatro años, que estaba basado en grandes obras públicas como el AVE (para conectar Lisboa con Madrid) o el nuevo Aeropuerto (de Lisboa). Está asentado en la recuperación de condiciones para el crecimiento, en el aumento del rendimiento de las familias aliviando los impuestos sobre la clase media y combatiendo la pobreza", afirmó.

El actual primer ministro mencionó a Sócrates y al riesgo que entrañan sus políticas en numerosas ocasiones a lo largo del cara a cara -que se prolongó durante hora y media-, mientras que su contrincante comentó de forma irónica que Passos Coelho parecía "tener nostalgia" y le instó a debatir con él y no con su antecesor.

El líder socialista se mostró más agresivo en diferentes fases del debate y acusó al hoy jefe del Gobierno de mentir por incumplir varias de sus promesas electorales de 2011, entre ellas reducir la deuda pública y no aumentar los impuestos.

En este sentido, Costa incidió en que el Ejecutivo de Passos Coelho será el único desde la llegada de la democracia a Portugal (1974) que dejará al país con menos riqueza de la que encontró, debido a la fuerte recesión sufrida entre 2011 y 2013, además de subrayar los elevados niveles de desempleo (hoy ronda el 12 %).

El primer ministro luso insistió en que la situación que se encontró al acceder al cargo era responsabilidad de seis años de Gobierno socialista y destacó que la petición de rescate financiero fue, de hecho, realizada por Sócrates, lo que limitó la autonomía política del país frente a la troika formada por la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Ninguno de los dos candidatos llevó al debate nuevos números ni promesas, y se limitaron a reafirmarse en las posiciones defendidas durante los últimos meses.

Passos Coelho negó ser un defensor a ultranza de la austeridad y apostó por retirar las medidas de ajuste progresivamente para no poner en cuestión el progreso económico registrados en 2014 y 2015, cuando Portugal crecerá un 0,9 y un 1,5 %, respectivamente.

"El candidato socialista cuando habla de futuro, habla de milagros. No necesita más fondos, pero va a dar más servicios y va a devolver dinero a los contribuyentes como por arte de magia", ironizó.

El aspirante socialista, por su parte, abogó por acelerar la retirada de estas medidas de austeridad y defendió la adopción de medidas de estímulo dirigidas al aumento de la demanda interna.

Costa recordó que sus propuestas se basan en un estudio elaborado por economistas -con previsiones de crecimiento del entorno del 3 % anual-, y atacó a los conservadores por "ir más allá de lo exigido por la troika" durante la última legislatura en materia de recorte de pensiones, subida de impuestos y privatizaciones.

Cargando