HABRÉ JUICIO (Previsión)

Experto afirma que Occidente apoyó al régimen del exdictador Hissène Habré

El régimen militar del exdictador chadiano Hissène Habré contó con el apoyo de Occidente, lo que le permitió mantenerse en el poder durante ocho años, explicó hoy el historiador chadiano Arnaud Dingammadji ante el tribunal que juzga al exgobernante por crímenes contra la humanidad.

Dakar, 9 sep (EFE).- El régimen militar del exdictador chadiano Hissène Habré contó con el apoyo de Occidente, lo que le permitió mantenerse en el poder durante ocho años, explicó hoy el historiador chadiano Arnaud Dingammadji ante el tribunal que juzga al exgobernante por crímenes contra la humanidad.

Ante la negativa del exdictador de hablar ante el tribunal -al que no reconoce y considera "ilegítimo"-, el historiador ha sido el primero de los testigos en comparecer para contextualizar los hechos por los que está siendo juzgado Habré, acusado de haber ordenado 40.000 asesinatos políticos y más de 200.000 torturas entre 1982 y 1990.

Dingammadji explicó que el exmandatario chadiano no hubiera podido haber ganado la guerra contra Libia que le permitió mantenerse en el poder "sin la ayuda de Francia y Estados Unidos".

"Francia desplegó 3.000 soldados en Chad y facilitó al país apoyo militar, mientras que Estados Unidos le dio 25 millones de dólares", explicó Dingammadji durante su comparecencia ante este tribunal, creado en Dakar expresamente por la Unión Africana y la ONU.

Este apoyo de las potencias occidentales, permitió "un desenlace final favorable a Hissène Habré" que le permitió al mantenerse en el poder, añadió el historiador.

Además, explicó, Habré utilizó la guerra contra Libia para reprimir a sus opositores, a los que presentaba como agentes del dictador libio Muamar el Gadafi.

Por otra parte, el historiador destacó la represión "feroz" que instauró Habré en el sur de Chad para acabar con la rebelión del movimiento de la etnia kodos.

Durante esta rebelión, que se produjo entre 1982 y 1985, se produjeron decenas de miles de asesinatos y torturas por las que Habré está siendo juzgado ahora.

No obstante, al ser preguntado por uno de los abogados sobre la implicación directa de Habré en estos actos de tortura, Dingammadji afirmó que su labor se limitaba a "contextualizar" los hechos y no a determinar su culpabilidad.

El resto de los testimonios de las víctimas ha sido pospuesto hasta que concluya la declaración del historiador y de otra experta senegalesa que comparecerá mañana.

Esta es la primera vez en la historia que un dictador africano es juzgado por un tribunal de otro país del continente, y todo ello a instancias de sus propias víctimas, que fueron apoyadas por diferentes asociaciones internacionales de derechos humanos.

El acta de acusación subraya la implicación directa de Habré en los crímenes cometidos durante su mandato (1982-1990), periodo en el que se registraron más de 40.000 asesinatos políticos y 200.000 casos de tortura.

"Habré intervenía personalmente en la comisión de los crímenes cuando lo consideraba necesario y creó centros de detención secretos, incluso en la Presidencia", indicó la extensa acta que Habré escuchó ayer en el tribunal.

Hissène Habré fue derrocado en 1990 por el actual presidente del Chad, Idriss Déby Itno, y desde entonces ha vivido exiliado en Senegal, donde fue puesto bajo arresto domiciliario en 2005 y encarcelado en 2013 por los crímenes presuntamente cometidos durante su dictadura.

El Gobierno de Habré sustentó su poder en un régimen de terror dirigido contra la población civil, especialmente en el sur del país (1983-1985) y contra varias etnias árabes como los Hadjerai (1987) y los Zaghawa (1989-1990), ordenando masacres y detenciones masivas cada vez que un líder local osaba levantar la voz.

El pasado mes de marzo, un tribunal chadiano condenó por tortura a 20 altos cargos del aparato de seguridad del exdictador que, junto al Gobierno de Chad, tendrán que pagar 125 millones de dólares para compensar a más de 7.000 víctimas de la represión.

Cargando