CANADÁ CINE

El Festival de Toronto abre mañana su 40 edición con cerca de 400 películas

El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), uno de los tres más importantes del mundo, inicia mañana su 40 edición con casi 400 películas en cartel y la presencia de las principales figuras del mundo del celuloide.

Toronto (Canadá), 9 sep (EFE).- El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), uno de los tres más importantes del mundo, inicia mañana su 40 edición con casi 400 películas en cartel y la presencia de las principales figuras del mundo del celuloide.

Considerado por el sector como el inicio de la competición por los Óscar, el festival empezará oficialmente el jueves con el estreno mundial de "Demolition", dirigida por el canadiense Jean-Marc Vallée e interpretada por Jake Gyllenhaal, Naomi Watts, Chris Cooper y Judah Lewis.

El director del TIFF, Piers Handling, justificó la elección del largometraje de Vallée, director de filmes como "Liste noire" (1995), "C.R.A.Z.Y" (2005) o "Dallas Buyers Club" (2013), por su "portentosa voz".

"Vallée es un canadiense orgulloso de serlo con una voz cinematográfica distinta y portentosa y no podemos esperar para compartir su última película con el público del festival en la noche de apertura", explicó Piers en un comunicado.

Y aunque, como cada año, el inicio de TIFF atrae a Toronto a centenares de periodistas y fotógrafos de todo el mundo para captar el último gesto y expresión de las estrellas de Hollywood, los organizadores de la muestra canadiense insisten que el festival sigue concentrado en el público como cuando fue creado hace 40 años.

"Todo el mundo se concentra tanto en las películas potencialmente ganadoras", declaró Piers en una entrevista con Efe.

"Pero a mi lo que siempre me ha dado tanta energía han sido las películas internacionales. Algunas de mis películas favoritas son de Latinoamérica, de Europa y de Asia. Tengo realmente ganas de recibir a todos esos directores extranjeros", señaló.

Piers añadió que el éxito del TIFF, que empezó hace 40 años como un pequeño festival creado por un grupo de cinéfilos hartos de no poder ver en Toronto películas hechas fuera de Norteamérica, se debe en gran parte al público de la ciudad.

Entonces, en 1976, se llamaba el Festival de Festivales y "sólo" 35.000 personas acudieron a las proyecciones de la primera edición en la que se presentaron 127 filmes.

Este año, los organizadores calculan que unas 500.000 personas asistirán al festival, que genera decenas de millones de dólares para la economía de Toronto.

"Nos sentimos bastante jóvenes, con mucha energía, contemplando el futuro. Este año tenemos dos nuevos programas, Platform y Prime Time. Por supuesto, un aniversario es una ocasión para mirar al pasado y estamos prestando especial atención al público con pases gratuitos", dijo Piers.

"Pero también hay que ser contemporáneo, prestar atención a lo que está sucediendo y las tendencias que existen en el mercado. Toda la organización está galvanizada por un aniversario muy especial que empieza con un gran filme y que va a contar con un gran número de cineastas independientes", continuó el director del TIFF.

Gran parte de la importancia actual del festival de Toronto radica en el hecho de que los grandes estudios consideran a la diversa población de la ciudad como el banco de pruebas perfecto para intentar medir el interés que despiertan sus grandes producciones.

Al fin y al cabo, Toronto es considerada por las Naciones Unidas como la ciudad más multicultural del mundo, con personas procedentes de literalmente cada país y prácticamente cada cultura que existe en el planeta.

Así que para los estudios la aprobación de las audiencias de Toronto es casi una garantía de que sus filmes tendrán buenos resultados. Por eso, Toronto también se ha convertido en uno de los principales mercados de compra-venta de películas.

Por ejemplo, en Toronto se han estrenado 10 largometrajes que posteriormente obtuvieron de la Academia de Hollywood el Óscar a la Mejor Película del Año. Desde "Carros de Fuego" (1981) hasta "The Artist" (2011) pasando por "Slumdog Millionaire" (2008).

La última vez que un filme que luego ganó el Óscar a la Mejor Película se estrenó mundialmente en el TIFF fue en 2013 con "12 Years a Slave", el drama del director británico Steve McQueen sobre la esclavitud en Estados Unidos.

Este año la expectación se concentra en la nueva odisea espacial de Ridley Scott, "The Martian", con Matt Damon, la transformación en mafioso de Jonny Depp en "Black Mass", del director Scott Cooper, y filme de suspense "Spotlight", con un renacido Michael Keaton así como Mark Ruffalo.

Otras películas que aparecen en las quinielas son "The Danish Girl", con el reciente ganador del Óscar Eddie Redmayne, la húngara "Son of Saul", la canadiense-irlandesa "Room" y "El botón de nácar", del chileno Patricio Guzmán.

Cargando