Iniciativa para migrantes de A.Central es solo paliativa, según observadores

La iniciativa del Plan de la Alianza para la Prosperidad de Centroamérica es una medida "paliativa" que no resuelve las causas de la emigración de centroamericanos hacia Estados Unidos, alertó hoy una misión humanitaria internacional que evalúa la situación de los migrantes retornados a Honduras.

Tegucigalpa, 17 jul (EFE).- La iniciativa del Plan de la Alianza para la Prosperidad de Centroamérica es una medida "paliativa" que no resuelve las causas de la emigración de centroamericanos hacia Estados Unidos, alertó hoy una misión humanitaria internacional que evalúa la situación de los migrantes retornados a Honduras.

La misión está integrada, entre otros, por algunos políticos mexicanos y religiosos de Guatemala, que llegaron el lunes al país centroamericano para abordar las violaciones a los derechos humanos de hondureños que regresaron de Estados Unidos y México.

El Plan de la Alianza para la Prosperidad, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo, es "una respuesta populista, paliativa" que no puede resolver "la situación aguda" que sufren los países centroamericanos, dijo a Efe la misionera mexicana Leticia Gutiérrez.

El plan "es una burla y una ofensa a nuestra conciencia. Prosperidad para quién, es una burla, son paliativos con los que los Gobiernos quieren mantener a la gente sometida, controlada, porque verdaderamente ellos son los que prosperan", subrayó.

La iniciativa regional de Alianza para la Prosperidad se acordó en noviembre pasado, tras la llegada masiva a Estados Unidos el año pasado de miles de menores indocumentados, la mayoría procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, países que forman el llamado Triángulo Norte de Centroamérica.

Según Gutiérrez, "son respuestas populistas y miserables a una realidad de muerte que tienen los países" centroamericanos, cuyos ciudadanos tienen "hambre, falta de oportunidades de un trabajo digno e inseguridad".

La misionera mexicana exhortó a El Salvador, Guatemala y Honduras a que sean "responsables por su autonomía y el desarrollo de su países y su población".

El sacerdote mexicano y secretario de la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala, Juan Carbajal, dijo a Efe que existen "muchas dudas" sobre los resultados de la iniciativa regional.

El plan "genera muchas dudas, hay mucha resistencia para que ese dinero llegue, hay resistencia en las bancadas (del Congreso y Senado) de Estados Unidos para aprobar esos recursos", enfatizó el religioso.

Según autoridades centroamericanas, el costo del plan ascenderá a 5.000 millones de dólares, de los que se esperan 1.000 millones de parte de Estados Unidos.

La Alianza para la Prosperidad incluye cuatro ejes: dinamizar el sector productivo, crear oportunidades de empleo, mejorar la seguridad ciudadana y fortalecer las instituciones de Estado.

La iniciativa es "un paliativo, no es una solución clara. Estoy con mis dudas, puede ser un espejito que brilla mucho, pero que nos va engañar", señaló el sacerdote.

El grupo humanitario, integrado, entre otros, por algunos políticos mexicanos y religiosos de Guatemala, indicó en un comunicado que el modelo de desarrollo recomendado en el Plan para la Alianza "despoja a la población afronhondureña e indígena de sus títulos y tierras".

También "degrada ambientalmente sus territorios, deteriora su seguridad y su soberanía alimentaria, profundiza el deterioro de sus medios de vida, sus culturas ancestrales y su identidad cultural".

El modelo también contribuirá a "la desertización y la sequía, a la variabilidad y al cambio climático e inicia el camino del acaparamiento de tierras que hoy aqueja a otros países de la región latinoamericana", subraya el documento de la misión internacional.

El grupo humanitario exhortó a Estados Unidos a apoyar a los países del Triángulo Norte a "mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables, asegurando el respeto a sus derechos humanos". EFE

Cargando