Miles de jóvenes se suman al mensaje de esperanza del papa para Paraguay

Miles de jóvenes de Paraguay, uno de los países con perfil más joven de Latinoamérica, se reunieron hoy en la bahía de Asunción para prometer al papa que "harán lío", el colofón de una visita que ha movilizado el país sudamericano para ver en persona a Francisco y exponerle sus problemas.

Asunción, 12 jul (EFE).- Miles de jóvenes de Paraguay, uno de los países con perfil más joven de Latinoamérica, se reunieron hoy en la bahía de Asunción para prometer al papa que "harán lío", el colofón de una visita que ha movilizado el país sudamericano para ver en persona a Francisco y exponerle sus problemas.

Fue un acto donde predominó el ambiente festivo y en el que también participó gente de todas las edades, que querían aprovechar al máximo el último día del papa en Paraguay.

Pero los verdaderos protagonistas fueron los jóvenes, en un país donde más de un 66 % de sus 6,7 millones de habitantes son menores de 30 años.

Las multitudes, como esa que se reunió en la Costanera, han sido la tónica general en la estancia del papa en Paraguay, donde llegó el viernes procedente de Bolivia.

De este modo se registraron auténticas mareas humanas en las misas que el papa ofició en el santuario de Caacupé, la capital católica del país, a unos 55 kilómetros de Asunción, y la del domingo en el parque de Ñu Guasú, donde se calcula que se concentraron cerca de medio millón de personas.

Los paraguayos también se agolparon en todas las calles y avenidas del Gran Asunción por las que pasó el papamóvil, el vehículo más usado por Francisco, que rodó más de 60 kilómetros durante estos tres días en Paraguay.

La presencia de Francisco, el segundo papa en visitar Paraguay tras Juan Pablo II, en 1988, ha sido calificada de "histórica" por los medios y las autoridades locales, tanto políticas como religiosas.

Pero más allá del ambiente festivo y religioso, el papa tuvo la oportunidad de tomar el pulso a un país caracterizado por las desigualdades sociales.

Así se lo recordaron dos mujeres en el Bañado Norte, parte del cinturón de pobreza de Asunción que Francisco visitó el domingo, y donde viven unas 23.000 familias en condiciones de precariedad.

Ante autoridades y vecinos, ambas le expusieron con toda crudeza la falta de políticas de salud, educación y la miseria que se vive en esas áreas de marginalidad, las cuales retrataron como una radiografía de todo Paraguay.

Francisco escuchó también las quejas de las comunidades indígenas, el sector más discriminado del país y el más silenciado, a lo que contestó destacando que conforman un tesoro cultural que es el que da significado a Paraguay.

Y también se vio con organizaciones sociales que denunciaron que la corrupción sigue enquistada en el tejido político paraguayo.

"La corrupción es la polilla. Es la gangrena de un pueblo", respondió Francisco el sábado en el polideportivo Leon Condou ante miles de personas, entre ellas el presidente paraguayo, Horacio Cartes.

Al papa también se le comentó en ese acto, por boca de un joven invitado para la ocasión, la grave falta de equidad que ensombrece Paraguay, y que tiene como principales víctimas a los campesinos del interior.

País agrario, Paraguay tiene la segunda mayor concentración de tierras en el mundo y el 2,6 % de los propietarios detentan el 85,5 % de la superficie agraria, según la FAO.

A Francisco, que tuvo constantes palabras de elogio para la mujer paraguaya, tampoco se le ocultó que la violencia de género es uno de los males sociales más candentes en un país donde impera una cultura machista y patriarcal.

Y por supuesto también escuchó con atención el testimonio de la juventud reunida en la Costanera, la cual compone un bono demográfico que puede acelerar el bienestar económico de Paraguay.

Siempre y cuando se de una inversión en educación que ahora mismo dista de la recomendada por los organismos internacionales.

Ante esos retos, Francisco repitió a los jóvenes paraguayos de la Costanera la fórmula que dio la vuelta al mundo.

"Hagan lío", aunque en Asunción acotó: "pero organícenlo bien".EFE

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir