La niña que desafió a un predicador homófobo con una bandera del arcoíris

En medio de las celebraciones por la aprobación del matrimonio gay en EE.UU., un predicador se dedicó a lanzar mensajes homófobos en un evento en Ohio. No esperaba que fuera una niña de siete años la que le plantara cara.

Redacción

BBC Mundo

Fueron muchos los que el pasado fin de semana celebraron en Estados Unidos la decisión de la Corte Suprema de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país.

Pero ese no fue el caso de un predicador cristiano que acudió a un evento en el que participaron miembros de la comunidad LGBT -que incluye a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales- en la ciudad de Columbus, en Ohio (noreste de EE.UU.).

Acompañado por un individuo que portaba un letrero en el que se leía "Jesús salva del infierno", el hombre se dedicó a lanzar mensajes religiosos en contra de los gays y lesbianas, dirigidos a los asistentes a la celebración.

Lo que no esperaba el predicador es que fuera una niña de siete años la que le plantara cara por sus comentarios homófobos.

Lo único que la pequeña Zoe hizo fue situarse frente al hombre en silencio sosteniendo una bandera arcoíris que representa a la comunidad LGBT.

"Este mundo te dará angustia, te dará divorcio, de dará dolor. Jesucristo viene a redimir a la gente de este mundo", gritaba el hombre, sin que la niña se inmutara.

La escena fue grabada por el padre de la pequeña, Ryan Bowling, quien colgó las imágenes en internet, que ya han sido compartidas en las redes sociales por miles de personas en las últimas horas.

Lea: Corte Suprema de EE.UU. declara legal el matrimonio homosexual en todo el país

"El amor gana"

Según le explicó Bowling a BBC Mundo, él y su familia estaban haciendo de voluntarios en el Festival de la Comunidad celebrado el pasado sábado en Columbus, cuando apareció el predicador con sus consignas en contra de los gays.

El hombre, según Bowling, rebajó el tono de lo que estaba diciendo cuando su hija se le acercó, aunque no dejó de gritar.

La niña, en cambio, se le quedó mirándo sosteniendo la bandera, mientras algunos de los que presenciaban la escena la felicitaban por plantar cara al predicador, que no ha sido identificado.

"Estábamos muy contentos con la decisión de la Corte Suprema y con el hecho de que nuestra hija pudiera ser parte de las celebraciones", le explicó Bowling a BBC Mundo.

"Mi familia acude a menudo eventos sobre igualdad y donamos dinero a organizaciones que promueven esas causas cuando podemos".

Según Bowling, el mensaje de la imagen de su hija frente al predicador es que "el amor gana".

La fama de la pequeña Zoe ha llegado hasta el punto de que se han empezado a fabricar camisetas con la imagen de la niña con la bandera.

Parte de los beneficios que se obtengan con su venta irán a parar a una organización sin ánimo de lucro.

Cargando