Correa reta a la oposición a pedir revocatoria de su mandato tras protestas

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, retó hoy a la oposición a pedir la revocatoria constitucional de su mandato, en vez de intentar conseguir su salida del poder con acciones de violencia o de fuerza, en un acto en el que se refirió a las manifestaciones de los últimos días en el país.

(Incluye anuncio de Correa sobre retiro temporal de polémicas reformas legales)

Quito, 15 jun (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, retó hoy a la oposición a pedir la revocatoria constitucional de su mandato, en vez de intentar conseguir su salida del poder con acciones de violencia o de fuerza, en un acto en el que se refirió a las manifestaciones de los últimos días en el país.

"Vamos opositores, en vez de usar la violencia, la fuerza, utilicen la Constitución", dijo Correa, que finalmente decidió retirar "temporalmente" los proyectos de reformas legales sobre la herencia y la plusvalía inmobiliaria, que detonaron las nutridas protestas la semana pasada.

"Ojalá algún día se atrevan a ir a un referéndum, a una consulta popular de revocatoria, para vencerlos nuevamente en las urnas", clamó el mandatario en la mañana, durante un acto público con cientos de simpatizantes.

En la noche y en un mensaje a la Nación, Correa anunció la retirada de los proyectos legales sobre las herencias y la plusvalía y dijo que esa decisión busca crear un ambiente de tranquilidad de cara a la visita que el papa Francisco efectuará a Ecuador entre el 5 y 8 de julio.

"Para evitar que estos grupos provoquen más violencia, más aún cuando precisamos para la visita del papa Francisco un ambiente de paz, regocijo, reflexión para su recibimiento, he decidido retirar temporalmente los proyectos de ley mencionados", afirmó Correa.

Insistió en que el retiro de los proyectos se extenderá "hasta que se agote el debate" y que "sólo será una espera" para desmontar "las mentiras" que la oposición, según dijo, ha difundido en contra de las enmiendas.

Asimismo, en la noche repitió el reto a los opositores para que pidan la revocación constitucional de su mandato, si así lo quieren, y se mostró seguro de vencerlos en el eventual plebiscito.

El reto fue recogido desde la oposición por el legislador Andrés Páez, uno de los impulsores de las manifestaciones, quien escribió en Twitter: "Listo Correa aceptado el desafío! Vamos por la revocatoria pero con un Consejo Electoral independiente no con esos borregos mamarrachos!".

A su regreso de Europa, donde la semana pasada participó en la cumbre entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (UE-Celac) y visitó la Expo de Milán, el mandatario advirtió que los impulsores de las protestas son "gente insensata e irresponsable" que "está buscando violencia, está buscando muertos".

No obstante, la oposición asegura que las movilizaciones se produjeron contra las reformas sobre la herencia y la plusvalía, pues considera que ellas afectarán gravemente a la familia, a la clase media y al empresariado.

Ese extremo lo niega Correa, pues asegura que el 98 % de la población no sufrirá las consecuencias de las medidas y que el efecto de ellas sólo recaerá sobre las pocas familias más acaudaladas del país.

Por ello, el jefe del Estado arremetió contra la oposición, a la que acusó de actuar en defensa de sus intereses y no del bienestar general.

Correa, en su mensaje a la Nación por la noche y tras anunciar el retiro temporal de las propuestas, invitó a legisladores, académicos, estudiantes y sociedad en general a un "gran debate nacional" sobre dichas reformas y "sobre la clase de país que deseamos" los ecuatorianos.

"Queremos debate, no gritos; queremos argumentos, no manipulaciones; queremos escuchar y hablar, no insultos ni infamias, peor violencia", sostuvo el mandatario al defender las reformas sugeridas.

"Si alguien me demuestra que alguna de las leyes afecta a los pobres o a la clase media, archivaré definitivamente los proyectos", agregó al enfatizar que las medidas buscan una mejor redistribución de la riqueza.

El mandatario izquierdista aseguró que las protestas de la oposición defienden los intereses de un pequeño grupo de familias acaudaladas que se oponen a gravámenes sobre las herencias y las ganancias extraordinarias al valor de los bienes inmuebles.

"El valor de nuestras familias no está en una chequera, ni en islas en el exterior (paraísos fiscales), ni en los ceros de una cuenta bancaria", afirmó Correa al señalar que la mejor herencia para los hijos "es un país más justo, más equitativo, más decente para todos". EFE

Cargando