2-2. El empate puso a China en los octavos y mandó a casa a Nueva Zelanda

Las selecciones de China y Nueva Zelanda cerraron esta noche la fase de grupos del A con un empate a 2-2 que permitió al combinado nacional asiático asegurar el segundo puesto de la clasificación y llegar a los cuatro puntos y conseguir el pase a los octavos de final.

Houston (EEUU), 15 jun (EFE).- Las selecciones de China y Nueva Zelanda cerraron esta noche la fase de grupos del A con un empate a 2-2 que permitió al combinado nacional asiático asegurar el segundo puesto de la clasificación y llegar a los cuatro puntos y conseguir el pase a los octavos de final.

Todo lo contrario de lo que le sucedió a Nueva Zelanda que ocupó el tercer lugar del grupo con solo un punto y dijo adiós a la competición.

China jugará el partido por un puesto en los cuartos de final contra el segundo del Grupo C, clasificación que no se definirá hasta mañana, martes, con los equipos de Suiza y Camerún, que se enfrentan entre si, ya que Japón que jugará contra Ecuador está clasificado como líder al tener seis puntos y el combinado sudamericano se encuentra eliminado con sendas derrotas.

Aunque Nueva Zelanda se puso por delante en el marcador al minuto 28 con gol de Rebekah Stott al rematar potente de pierna derecha un balón que despejó mal la defensa china, el equipo asiático reaccionó y al minuto 41 lograba el empate por mediación de Wang Lisi que marcó de penalti al minuto 41.

Antes a los 34 la propia Lisi también tuvo otra clara oportunidad de haber marcado al lanzar un tiro directo que la portera de Nueva Zelanda, Erin Nayler consiguió meter una mano milagrosa.

El empate antes del descanso le vino muy bien a China, que recuperó la confianza en su juego en la segunda parte y esta vez sería el equipo asiático el que se pusiera por delante en el marcador al conseguir el 2-1 cuando se cumplía el minuto 60.

La capitana de Chica, Wu Haiyan se encargó de ponerle un balón por alto al centro del área pequeña de la portería defendida por Nayler, que esta vez salió tarde y en el camino fue Wang Shanshan la que metió la cabeza para hacer el 2-1.

El gol no desanimó a Nueva Zelanda, y por el contrario mantuvo su lucha y presión por seguir en el partido.

Lo que hizo que a los 64 minutos tras una buena penetración por la izquierda del equipo neozelandés, el balón le llegó a la cabeza de Amber Hearn que lo puso en el centro del área pequeña de la portería China, donde Hannah Wilkinson remató de pierna derecha a media altura para batir a la arquera Fei Wang.

Luego ambas selecciones tuvieron oportunidades de haber conseguido romper el empate, especialmente China que tuvo una clarísima a los 84 minutos por parte de Shashan que con un toque de balón con la rodilla colocó el balón por toda la escuadra derecha del marco neozelandés, pero ahí surgió la mano milagrosa de Nayler e impidió el gol.

No llegó, pero a China con el empate le bastaba para asegurar el pase a los octavos y ante los 26.191 espectadores que acudieron a las gradas del Winnipeg Stadium, de la sede de Winnipeg, comenzaron una gran celebración en el terreno de juego. EFE

Cargando