El G7 promete apoyar a 60 países para prevenir futuras pandemias

Los líderes del G7 acordaron hoy prestar apoyo durante los próximos cinco años a sesenta países, incluidos los Estados del África Occidental, para que sus sistemas sanitarios estén preparados para evitar futuros brotes epidémicos.

Elmau (Alemania), 8 jun (EFE).- Los líderes del G7 acordaron hoy prestar apoyo durante los próximos cinco años a sesenta países, incluidos los Estados del África Occidental, para que sus sistemas sanitarios estén preparados para evitar futuros brotes epidémicos.

El acuerdo, a iniciativa de Estados Unidos, se inscribió en el documento final de la cumbre que concluyó hoy en el palacio de Elmau (sur de Alemania), donde EEUU, Alemania, Reino Unidos, Francia, Japón, Italia y Canadá hicieron hincapié en no olvidar las lecciones aprendidas de la crisis del ébola.

En ese contexto las potencias industrializadas garantizaron su apoyo al trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la propuesta presentada ante la ONU por Alemania, Ghana y Noruega para contar con un mecanismo efectivo de gestión de crisis sanitarias globales.

El ébola demostró que es "crucial" contar con una fuerza de respuesta ante epidemias con recursos humanos y financieros suficientes, y el G7 respaldó las iniciativas que se están debatiendo con ese objetivo tanto en el seno de la OMS como en el Banco Mundial y el Fondo Monetario internacional.

La canciller alemana, Angela Merkel, mostró su satisfacción por los compromisos alcanzados en materia de salud, una de sus apuestas personales antes de esta cumbre, y destacó también la decisión del G7 de impulsar planes de acción nacionales contra el abuso de los antibióticos, tanto en las personas como en los animales.

Sin compromisos financieros concretos, el G7 ratificó asimismo su decisión de luchar contra las enfermedades olvidadas, apoyando la investigación básica y la prevención.

En el capítulo dedicado al desarrollo se inscribió una clara meta para la Agenda post-2015, que debe reemplazar a los Objetivos del Milenio y que se debatirá en septiembre en Nueva York: sacar a 500 millones de personas del hambre y la desnutrición para el año 2030 en los países en desarrollo.

El G7 subrayó el papel clave de la mujer y, para reducir la discriminación y fomentar su entrada en el mundo laboral, se fijó la meta de aumentar en un tercio para 2030 el número de mujeres y niñas con formación profesional.

El comunicado final dedicó en esa línea también un apartado a la necesidad de "impulsar el emprendimiento de las mujeres", ya que padecen "barreras adicionales" respecto a los hombres para iniciar y hacer crecer sus negocios.

Como propuestas concretas se abogó por mejorar su acceso a la financiación, fomentar fórmulas para conciliar trabajo y familia, hacer más visibles los ejemplos exitosos de mujeres emprendedoras, así como facilitar la formación y la información. EFE

Cargando