Honduras se pasa al bando mayoritario de los países reeleccionistas

La reelección presidencial sigue ganando terreno en América Latina, donde cada vez son menos los países que creen que un presidente no debe serlo más de una vez y, por el contrario, aumentan los que defienden que el único obstáculo para que un gobernante siga en el poder lo deben poner los electores.

Ana Mengotti

Bogotá, 24 abr (EFE).- La reelección presidencial sigue ganando terreno en América Latina, donde cada vez son menos los países que creen que un presidente no debe serlo más de una vez y, por el contrario, aumentan los que defienden que el único obstáculo para que un gobernante siga en el poder lo deben poner los electores.

Honduras, uno de los pocos países de la región donde no había reelección de ninguna clase, se pasó hoy al bando mayoritario.

En América Latina los que defienden la prohibición total de la reelección alegan que sirve para poner coto a los abusos de poder, mientras los que piensan lo contrario proclaman que el pueblo tiene derecho a elegir a quien quiera las veces que quiera.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo hondureño ratificó hoy una resolución que inhabilita los artículos constitucionales que prohíben la reelección presidencial y ahora el Congreso solo debe publicar el fallo en la Gaceta oficial para que entre en vigor.

"La reelección es algo que es la regla general en los pueblos del mundo. La prohibición es la excepción. Honduras tiene que avanzar. Somos una democracia y el pueblo tiene que decidir si quiere o no a un expresidente o a alguien que nunca lo ha sido", subrayó hoy el mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández.

El conservador Partido Liberal hondureño presentó hoy mismo una solicitud de nulidad del fallo ante el Tribunal Supremo por considerarlo un "atropello" a la Constitución.

En República Dominicana, entre tanto, sigue su curso una iniciativa oficialista con el fin de reformar la Constitución para pasar de la actual reelección alterna, que obliga a dejar pasar un mandato, a la continua o consecutiva.

Si la iniciativa es aprobada, el actual presidente, Danilo Medina, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), podrá ser candidato en las elecciones previstas para 2016.

Sin embargo, ni siquiera dentro del Gobierno hay unanimidad sobre el asunto, como demuestra el hecho de que un ministro y tres altos funcionarios, pertenecientes a un partido aliado del PLD, renunciaran esta semana en rechazo a la iniciativa.

El partido Fuerza Nacional Progresista (FNP), al que pertenecen los dimisionarios, divulgó un duro comunicado en el que señala que "la decisión de impulsar una reforma constitucional sin los mecanismos de legitimación que establece la propia Carta Magna es una grave agresión a esta y a la institucionalidad del país".

En Colombia, donde la Constitución permite desde 2004 dos mandatos presidenciales consecutivos, van en la dirección contraria.

A iniciativa del actual presidente, Juan Manuel Santos, que en 2014 asumió su segundo mandato consecutivo, el Congreso tramita ya un proyecto para adoptar otra vez la reelección alterna, es decir que un presidente, para volver a serlo, debe dejar pasar un mandato.

En Uruguay y Chile, dos de los países políticamente más estables de la región, las respectivas constituciones solo permiten la reelección alterna, una modalidad pensada para favorecer la alternancia en el poder de distintas fuerzas políticas, algo que, por otro lado, cada vez es menos frecuente en América Latina.

La mayoría de los cambios constitucionales de este siglo en la región ha tenido que ver con la reelección e incluso algunos presidentes han modificado las nuevas constituciones que ellos mismos promovieron para ampliar las posibilidades de seguir en el poder.

Lo hizo el ya fallecido presidente venezolano Hugo Chávez en 2009, cuando impulsó un cambio de la Constitución de 1999 para introducir la reelección indefinida o sin límites.

El antecesor de Santos en la Presidencia, Álvaro Uribe, a quien se debe el cambio de la reelección alterna a la consecutiva que el actual presidente quiere revertir, intentó sin éxito que se le permitiera optar a una segunda reelección cuando en 2010 se acababa su segundo mandato.

Aunque la Constitución con la que el boliviano Evo Morales "refundó" Bolivia en 2009, tres años después de llegar al poder, establece con efecto retroactivo un máximo de dos mandatos consecutivos, una polémica ley de 2013 le permitió ser candidato en las elecciones de 2014, en las que resultó ganador.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, en el poder desde 2007, también promovió un cambio constitucional en su país y la nueva Carta Magna, de 2008, limita a dos los mandatos presidenciales consecutivos.

Sin embargo, la Corte Constitucional de Ecuador dio en 2014 luz verde a una serie de enmiendas a la Constitución planteadas por el oficialismo, entre las cuales hay una para establecer la reelección indefinida, y la iniciativa está siguiendo el trámite preceptivo en la Asamblea Nacional.

La polémica rodea siempre estos cambios, porque los partidos de la oposición los ven como un obstáculo en su camino hacia el poder.

A tenor del número de actuales presidentes latinoamericanos cuyo actual mandato no es el primero, no parecen estar equivocados.

Son presidentes reelegidos Daniel Ortega (Nicaragua), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Raúl Castro (Cuba), Juan Manuel Santos (Colombia), Dilma Rousseff (Brasil), Cristina Fernández (Argentina), Michelle Bachelet (Chile) y Tabaré Vázquez (Uruguay).

Ortega, Morales y Correa están cada uno en su tercer mandato consecutivo, mientras que Castro, Santos, Rousseff y Fernández, llevan dos, y para Bachelet y Vázquez es su segunda presidencia, pero no consecutiva.

De todos ellos el que más veces ha sido presidente es Ortega.

Después de haber sido dirigente del Gobierno revolucionario sandinista, fue presidente constitucional de Nicaragua de 1984 a 1990, estuvo de nuevo en el cargo de 2007 a 2012 y ahora está en su tercer mandato, que va hasta 2017 y puede ser seguido de un cuarto, pues ya no hay límites legales para la reelección en su país.

Quien no piensa en la reelección es el uruguayo Luis Almagro, quien asumirá como nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) en mayo.

"Creemos que para la organización es saludable que se renueve cada cinco años, que tenga unas nuevas perspectivas y unas nuevas dinámicas de trabajo", subrayó al anunciar su decisión en febrero pasado. EFE

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir