Aplauden manejo de caso fraude fiscal en Guatemala y piden que siga la Cicig

Varios organismos e instituciones celebraron hoy la desarticulación en Guatemala de una estructura criminal de defraudación aduanera y contrabando y tras ello solicitaron la continuidad de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que participó en la investigación.

Guatemala, 17 abr (EFE).- Varios organismos e instituciones celebraron hoy la desarticulación en Guatemala de una estructura criminal de defraudación aduanera y contrabando y tras ello solicitaron la continuidad de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que participó en la investigación.

Hasta el momento, las autoridades han detenido veintiún personas, entre las que se encuentran el titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Omar Franco, y su predecesor, Carlos Enríquez Muñoz.

Todos están acusados de realizar cobros ilegales a empresarios y usuarios de los distintos servicios aduaneros del país.

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) aseguró que la defraudación se ha convertido en "un cáncer" para el Estado.

En tanto, el sector empresarial guatemalteco manifestó su "beneplácito" con las actuaciones realizadas y expresó su deseo de que ahora se determine "a fondo" las autorías materiales e intelectuales de estos hechos.

"Es importante asegurar todas las evidencias materiales necesarias para que estas acciones concluyan en condenas efectivas", sostiene un comunicado del Cacif.

Lamentó, además, que sean los guatemaltecos los que soporten estos problemas que no hacen más que confirmar "la brecha fiscal" que el sector empresarial ha denunciado "reiteradamente".

El Cacif reconoció el trabajo efectuado por la Cicig y los otros entes que participaron en la operación.

Del mismo modo se expresó el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), quien felicitó a los investigadores y lamentó "la significativa penetración" de los grupos criminales en el Estado guatemalteco.

"Esta realidad obliga a reiterar la importancia que tiene la Cicig en este momento para la sociedad guatemalteca, siguiendo los objetivos plasmados en su mandato", proclamó el Icefi en un comunicado.

Asimismo, aseguró que esta operación constata lo denunciado por el organismo en cuanto al proceso de descomposición "aguda" que sufren las diferentes instituciones del Estado, que en el caso particular de la Superintendencia de Administración Tributaria "es dramático".

Ante esta situación, el Icefi propone recuperar la superintendencia y "devolverla a la ciudadanía como una entidad transparente, efectiva y con funcionarios probos y honestos", porque, a su juicio, esta es una condición indispensable para estimular la confianza de los contribuyentes para tributar y fortalecer su Estado.

El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, aseguró hoy que la desarticulación de esta red criminal se recogerá en el informe de análisis que evalúa el trabajo de la Cicig para prorrogar su mandato, que vence en septiembre.

Pérez Molina dijo de la operación "no es la primera", pero "es la estructura más grande" que la Cicig ha desarticulado en la nación centroamericana desde su creación.

Dicha comisión fue establecida en diciembre de 2006 mediante un acuerdo firmado entre la ONU y el Gobierno de Guatemala y comenzó sus funciones en 2007.

La Cicig tiene como misión apoyar al Ministerio Publico, la Policía Nacional Civil y a otras instituciones del Estado en la investigación de la existencia de los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad. EFE

pp/ie/dmt

Cargando