Las nuevas restricciones para viajar a Hong Kong dividen a los chinos

La nueva normativa del Gobierno chino que restringe el número de viajes de los residentes de Shenzhen (sur del país) a la vecina Hong Kong ha dividido a los habitantes de esa urbe, según testimonios que hoy publica la prensa oficial.

Pekín, 14 abr (EFE).- La nueva normativa del Gobierno chino que restringe el número de viajes de los residentes de Shenzhen (sur del país) a la vecina Hong Kong ha dividido a los habitantes de esa urbe, según testimonios que hoy publica la prensa oficial.

La medida, adoptada como un intento por luchar contra el "comercio paralelo" de alimentos básicos entre ambas localidades, dificultará la vida cotidiana de vecinos de Shenzhen como la señora Wu, quien cruza la frontera todos los días para llevar y recoger a su hijo pequeño, que asiste a una escuela en la excolonia británica.

Con la nueva limitación, Wu tendrá que solicitar un permiso de visita familiar en lugar de renovar el visado de múltiples entradas del que dispone actualmente, y que una vez que caduque no podrá renovar.

A partir de esta semana, los residentes de la ciudad sureña de Shenzhen sólo podrán viajar a Hong Kong una vez a la semana y con una estancia máxima de siete días en cada visita, según anunció ayer el Ministerio de Seguridad Pública chino.

Anteriormente, los residentes de Shenzhen disfrutaban de múltiples entradas a Hong Kong, una medida que se introdujo en abril de 2009 y que ahora se ve modificada para luchar contra el "comercio paralelo", en el que cientos de chinos compran artículos en la ex colonia británica para revenderlos de vuelta a casa.

Según medios hongkoneses, la anterior política ayudó a promover el desarrollo económico y el crecimiento del empleo en Hong Kong, así como la comunicación entre las dos ciudades vecinas.

La señora Wu mostró su preocupación ante la nueva medida, ya que se podría ver en problemas si algo inesperado le sucediera a su hijo durante su horario escolar en Hong Kong.

"Afortunadamente, puedo solicitar una permiso familiar", dijo Wu. "De hecho, muchas madres con 'niños transfronterizos' ya lo tienen", agregó.

Según datos oficiales, hay al menos 16.000 "niños transfronterizos", término con el que se hace referencia a aquellos nacidos en Hong Kong pero que residen en Shenzhen con sus familias.

Otros afincados en la zona creen que la nueva política tendrá un impacto limitado en sus vidas, ya que muchos solicitan el visado de entrada múltiple porque es "conveniente y barato", y no porque necesiten visitar la excolonia británica con frecuencia.

"Puedo ir a Hong Kong a menudo porque tengo un montón de tiempo y algunos de mis parientes viven allí. Creo que una vez a la semana es suficiente para mí", dijo Huang, un profesor jubilado, a Xinhua.

Es similar al caso de Yuan, un banquero de 32 años que viaja a Hong Kong cada mes para ir de compras y quedar con sus amigos.

"Creo que la nueva política está dirigida a los comerciantes paralelos, y creo que es razonable", agregó Yuan, en referencia a los que pagan visitas cortas a Hong Kong para negociar con bienes de consumo tales como teléfonos inteligentes o leche en polvo para bebés (la importada fuera de China es muy preciada en el país). EFE

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir