Hani Hassan, el colombiano detrás de la tumba de Yasser Arafat

Hassan conoció al líder palestino en 1995 durante la visita que hizo a Cartagena en la Cumbre de los Países No Alineados

Hassan conoció al líder palestino en 1995 durante la visita que hizo a Cartagena en la Cumbre de los Países No Alineados

Por Andrea Aguilar

Hani Hassan tiene 62 años, ha pasado lamitad de su vida en Colombia y la otra mitad en Palestina, nació en Belén y supadre llegó al Puerto Barranquilla en 1921, él llegaría al país más de 20 añosdespués con apenas tres meses de edad.

“Mi padre comenzó una aventura muydifícil, pero exitosa, logró aprender el idioma , integrarse a la sociedadcolombiana, hizo una ruta por el río Magdalena, en el año 1936 logró llegar aBogotá, yo comencé mi infancia en Colombia, años más tarde regresé a Ramala a estudiarárabe y luego volví a Colombia para estudiar arquitectura”, señaló.

/ Caracol Radio

Hassan conoció al líder palestino, YasserArafat, en 1995 durante la visita que hizo a Cartagena en la  Cumbre de los Países  No Alineados y cuando murió fue el encargadode coordinar la construcción del Mausoleo que estuvo en manos de Ja'afar Touqan,uno de los arquitectos más reconocidos del mundo árabe.

“Tuve la oportunidad de acompañar a Arafat por instrucciones del ministerio deDefensa de Colombia, porque fui oficial de la reserva y era de origen palestino,hablaba árabe, era importante para el gobierno que alguien entendiera suscostumbres y le dieran una imagen acertada del país”, señaló.

/ Caracol Radio

Describe a Arafat como un abuelo que dabaconsejos y  como un “estadista sinEstado, un hombre muy dulce con niños y jóvenes, muy amable con las mujeres ymuy duro y rabioso con los políticos”. Señala que tenía la capacidad de pasarde la personalidad de las preocupaciones políticas, a ser tan amable que noparecía que cargara todo ese peso de los problemas encima. Fue este encuentrocon el emblemático líder palestino lo que marcó el retorno a sus raíces.

“Me propuso obtener la nacionalidadpalestina, le pasé la carta, la firmó y seis meses después yo estaba recogiendomi pasaporte en la frontera entre Jordania y Palestina,  luego fui comisionado para la construcción de sutumba cuando falleció”, dice Hassan, quien también hizo parte de la comisiónpara abrir la tumba del líder por la sospecha de su envenenamiento, y sobre elproceso de construcción del Mausoleo, afirma que diseñó el lugar para que elárbol de olivo estuviera alineado con la tumba en dirección a Jerusalén, pararepresentar el deseo del retorno de los palestinos.

/ Caracol Radio

Si Hani tuviera que describir en unapalabra lo que ha sido su regreso a su tierra en 1998 sería nostalgia, cuentaque los primeros cinco años fueron de adaptación psicológica.

“Yo venía de una país grande, de gentealegre como Colombia, sin problemas de ocupación, no fue fácil, fue muynostálgico”, señala.

Culturalmente se siente más latino queotra cosa, su esposa, con la que tiene una hija de 9 años es chilena, su casa ubicadaen el norte de la ciudad es moderna y lujosamente decorada, en una de lasparedes exhibe orgulloso tres fotos, la que tiene que Arafat y Fidel Castro, lade sus épocas de oficial en Colombia y otra en un acto de gobierno con el expresidente César Gaviria.

/ Caracol Radio

Hani Hassan está también supervisando elMuseo de Yasser Arafat que se inaugurará en el mes noviembre y ha construidouna de las nuevas mezquitas de Ramala, así como la Casa de Huéspedes delgobierno palestino, sus construcciones han ganado varios premios internacionales,dos de ellos en Italia y el Internacional de Arquitectura en Estados Unidos yplanea ir a Colombia en junio.

Sobre la paz en nuestro país afirma quese vislumbra una solución negociada, sin embargo, en el caso Palestina es menosoptimista: “Llegará un momento en los que los palestinos no tendrán quenegociar porque todo será devorado”.

Cargando