Gobierno de Perú evalúa enérgica respuesta a Chile por presunto espionaje

El presidente de Perú, Ollanta Humala, anunció hoy que su gobierno evalúa emitir una enérgica respuesta a Chile, después de considerar que su reacción a una nota diplomática peruana sobre un presunto caso de espionaje no satisfizo sus expectativas.

Lima, 4 mar (EFE).- El presidente de Perú, Ollanta Humala, anunció hoy que su gobierno evalúa emitir una enérgica respuesta a Chile, después de considerar que su reacción a una nota diplomática peruana sobre un presunto caso de espionaje no satisfizo sus expectativas.

El jefe de Estado declaró a los periodistas, durante una visita a la ciudad de Ayacucho, que "vamos a actuar con prudencia, pero señalamos que la respuesta del gobierno de Chile a la nota de protesta que ha presentado el Gobierno del Perú no satisface la demanda solicitada".

La cancillería peruana informó ayer que había recibido la respuesta chilena, por la vía diplomática, a la nota de protesta enviada el 20 de febrero y que generó además el llamado en consulta del embajador peruano en Santiago.

En la nota diplomática, Perú pedía al gobierno chileno que investigue el presunto caso de espionaje atribuido a tres suboficiales de la Marina de Guerra del Perú por enviar información confidencial a presuntos militares chilenos.

Humala agregó hoy que "vamos a evaluar en estos días una respuesta enérgica a esta situación que se está viviendo".

Hasta el momento, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, no se ha pronunciado sobre el caso.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, declaró el lunes que la nota de protesta iba a ser respondida "prontamente", tras una rueda de prensa del mandatario peruano, Ollanta Humala, en la que dijo estar a la espera de la reacción chilena y que "también no dar una respuesta es dar una respuesta".

El mandatario peruano dijo el lunes pasado, en un encuentro con la prensa extranjera en Lima, que su gobierno "va a ser firme porque la dignidad del país no tiene precio".

Humala señaló que el caso de presunto espionaje que se ha detectado en el cuerpo de la Marina de Guerra se produjo en un contexto "de batalla jurídica que no puede pasar desapercibido", en referencia al litigio por límites marítimos que ambos países sostuvieron entre 2008 y 2014 en la Corte de Justicia de La Haya (CIJ).

El fuero militar peruano ha abierto un proceso por los delitos de traición a la patria, infidencia y desobediencia al analista de información de inteligencia Alfredo Marino Domínguez Raffo, el operador de comunicaciones Johnny Richard Pilco Borja y el técnico Alberto González de la Marina de Guerra.

El delito de traición a la patria es penado con no menos de 20 años de cárcel, el de infidencia con un máximo de 10 años y el de desobediencia con hasta 5 años de prisión.

De acuerdo a las investigaciones preliminares, los suboficiales peruanos fueron captados en 2011 y 2006 por presuntos militares chilenos a los que entregaron información clasificada.

El caso fue revelado por la prensa peruana en febrero pasado y las autoridades confirmaron que la denuncia se hizo el año pasado y que el proceso se encuentra en curso.

Humala aseguró el lunes que su Gobierno "tiene las pruebas" y que ha "comprobado que se ha producido el acto" de espionaje por lo que esperaba "las satisfacciones del caso para que esto no se deteriore más".

La justicia militar peruana procesó en 2009 al suboficial de la Fuerza Aérea Víctor Ariza por entregar información secreta a Chile y lo sentenció a 35 años de cárcel por traición a la patria.

La fiscalía chilena se negó entonces a abrir una investigación en ese país porque no existían en los registros de ciudadanía de ese país los nombres de los contactos chilenos dados por Ariza.EFE

Cargando