Rivera: "Parecía un sueño inimaginable, pero era nuestro sueño"

El seleccionador catarí de balonmano, el español Valero Rivera, no dudó en calificar de un "sueño inimaginable" la medalla de plata conquistada hoy en el Mundial de Catar, tras perder por 22-25 ante Francia una final, en la que como destacó los anfitriones llegaron hasta los minutos finales con opciones de victoria.

Doha, 1 feb (EFE).- El seleccionador catarí de balonmano, el español Valero Rivera, no dudó en calificar de un "sueño inimaginable" la medalla de plata conquistada hoy en el Mundial de Catar, tras perder por 22-25 ante Francia una final, en la que como destacó los anfitriones llegaron hasta los minutos finales con opciones de victoria.

"Jugar la final en casa, con Francia y estar en el partido era un sueño inimaginable para muchos, pero nosotros teníamos este sueño", señaló Rivera.

En este sentido, el preparador catarí aseguró que el conjunto asiático pago su inexperiencia en unos primeros minutos que marcaron por completo el desarrollo de la final.

"Obviamente, queríamos ganar pero nos hemos encontrado con una Francia que ha demostrado desde el primer minuto su experiencia y calidad, al contrario que nosotros que hemos pagado nuestra inexperiencia en unos primeros minutos que han marcado el partido", explicó Rivera.

Circunstancia que no impidió a los jugadores cataríes reengancharse de nuevo al partido y llegar con opciones reales de pelear por el título hasta los últimos minutos.

"Muy satisfecho del partido que hemos hecho de estar hasta tres, cuatro minutos del final con posibilidades de darle la vuelta. Estoy muy orgulloso del trabajo de los jugadores", indicó el preparador catarí, que se marcó como próximo objetivo la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río.

Una alegría que no pudo ocultar su decepción por la cuarta plaza final que ocupó la selección española, tras perder en la prórroga por 29-28 ante Polonia en la final de consolación.

"Lo siento muchísimo como español, como exseleccionador, como persona que ha trabajado con ellos y que les debe muchísimo y como padre. Tenía muchas esperanzas de que estuviéramos todos en el podio", indicó Rivera.

Una decepción que se vio atenuada por la elección de su hijo, el internacional español Valero Rivera Folch, como mejor extremo izquierdo del Mundial.

"Cómo me alegro. No lo sabía, me alegro muchísimo de que haya salido y de que yo no sea el entrenador", afirmó Rivera, que aseguró que todos los que critican la política de nacionalizaciones del equipo catarí tienen "las miras muy cortas".

"En el balonmano no somos muchos y creo que, si estuviéramos un poquito más unidos, todos iríamos mejor. Con la situación que se está viviendo ahora en el mundo, no es para despreciar a nadie y si hay gente que apoya el deporte creo que deberíamos estar agradecidos", concluyó Rivera. EFE

Cargando