El papa Francisco parte de Filipinas, donde le acogieron millones de fieles

El papa Francisco partió hoy de Filipinas con rumbo a Roma tras una visita de 5 días al país que culminó ayer con una misa en Manila a la que asistieron entre 6 y 7 millones de personas, calificado como el mayor evento papal de la historia.

Manila, 19 ene (EFE).- El papa Francisco partió hoy de Filipinas con rumbo a Roma tras una visita de 5 días al país que culminó ayer con una misa en Manila a la que asistieron entre 6 y 7 millones de personas, calificado como el mayor evento papal de la historia.

El pontífice fue hoy de nuevo arropado por cientos de miles de filipinos, que se echaron a la calle para acompañarle en el camino desde la nunciatura del Vaticano en Manila, donde se alojó, hasta la base aérea de Villamor.

También acudieron a despedir al papa Francisco el presidente de Filipinas, Benigno Aquino, y el arzobispo de Manila, Luis Antonio Tagle, junto con varios oficiales del Gobierno.

Antes de partir, numerosos niños, que han sido los grandes protagonistas de la visita papal, volvieron a dar el toque festivo al evento y le dedicaron un enérgico baile al máximo representante de la Iglesia Católica.

Finalmente, el avión papal, en el que viajan además 77 periodistas internacionales que han seguido la visita del papa, despegó de la base aérea a las 10.12 hora local (02.12 GMT).

Durante la visita a Filipinas, el papa se entrevistó con Aquino, se reunió con las familias más desfavorecidas para escuchar de primera mano las dificultades a las que se enfrentan diariamente, y acudió por sorpresa a visitar la fundación ANAK-Tnk, que acoge a niños de la calle.

También fue testigo directo de los desastres naturales que sufre Filipinas al tener que acortar su visita a la ciudad de Tacloban, arrasada por el tifón Haiyan en noviembre de 2013, debido a la tormenta tropical Mekkhala.

Ayer, en su última jornada en Filipinas, el papa se reunió con jóvenes en la Universidad de Santo Tomás, a los que instó a "no tener miedo a llorar" y ofició una homilía en el centro de Manila, al que según las autoridades del país asistieron entre 6 y 7 millones de personas.

La visita del papa a Filipinas, el país asiático con mayor número de católicos, comenzó el 15 de enero tras dos días en Sri Lanka, en su segundo viaje a Asia tras la visita a Corea del Sur el pasado mes de agosto.

El papa, al que los filipinos han apodado de forma cariñosa "Lolo Kiko" (Abuelo Kiko), llegó el jueves al país con mayor número de católicos de Asia, donde fue recibido por multitud de ciudadanos.

Esta visita fue la primera a Filipinas que realiza un pontífice desde hace 20 años, después de que Juan Pablo II viajara al país en enero de 1995 y donde también fue recibido por millones de personas. EFE

hc/jcp/fc

Cargando